Awe Naturale Awe Naturale

Álbumes

THEESatisfaction THEESatisfactionAwe Naturale

7.6 / 10

La portada vintage es un buen comienzo. Los afros son abundantes, esponjosos; túmulos de cabello cardado que ya indican al curioso el camino. Pero que nadie se confíe, porque no estamos ante el enésimo intento de sacar réditos al boom retro pop soul. THEESatisfaction miran lo justo al pasado, de hecho, su principal acierto es barnizar el legado negroide con un lacado futurista único; un sonido arty a rabiar y directamente emparentado con ese urban jazz cultureta que Shabazz Palaces cuajó con bastante acierto el año pasado en “Black Up”. No en balde, las componentes de este atractivo proyecto ya participaron en el elogiado (quizás en exceso, pero es ya son cosas mías) álbum del ex MC de Digable Planets.

Stasia Irons y Catherine Harris-White han saltado de la autoedición y los EPs a las grandes ligas independientes. El dúo afincado en Seattle ha encandilado a Sub Pop, sello de profunda tradición rockera que apuesta a contrapelo, como ya hiciera con Shabazz, por sonidos afroamericanos de nueva generación. El acierto es mayúsculo. “Awe Naturale” es un artefacto delicado, positivista, candoroso: suda groove a mares y huele a nuevo. El future soul de las chicas desprende una luz calmosa, casi espiritual, y se despliega en una colección de sonidos electrónicos con tacto de cachemir: soul avanzado, funk tostadísimo, hip hop de diseño, guiños tribales en la percusión, sensibilidad melódica con sobredosis de melanina.

Stas y Cat saben entrelazar sus voces con gran eficacia y utilizarlas como si fueran instrumentos. La musicalidad con la que verbalizan sus historias abruma: pueden cantar como Erykah Baduh o Georgia Anne Muldrow, pueden rapear como Lauryn Hill, pueden susurrar como Alicia Keys, y todo lo ejecutan con una fluidez innata, permitiendo que el oyente más intrépido navegue sin sobresaltos de su mano por un estanque de ambrosía negra actualizada. Es un álbum que relaja e insufla buenrollismo al cuadrado. Uno de esos discos que hay que poner un domingo a las 12 del mediodía, mientras juegas con los perros en el jardín o te fumas unos canutos con tus amigos antes del aperitivo.

La línea del disco apunta al coolness y dispara con silenciador. Free jazz progresivo con melodías vocales refinadas y rimas pegajosas en “NaturaE”. Afrobeat y sexualidad soul pasada por el filtro Flying Lotus en “Needs”. Latin jazz con batucada futurista y los raps de Shabazz Palaces en “God”. Spoken word colorista y ondulaciones vocales a la brasa en “Bitch”. R&B hipnagógico y tutti frutti funky en la maravillosa “QueenS”: muy bonito, la verdad, pero si me tuviera que llevar un solo track a una isla desierta, apostaría por los vientos blaxploitation, el breakbeat vintage, las cuerdas veraniegas y los ronroneos vocales de “Sweat”: canciones tan grandes como ésta justifican otro verano en el asfalto. Que alguien llame a Jill Scott y le diga que no está sola.

QueenS

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
Sacco Bumf

Actualidad

Totalitarismo y perversión sexual: aquí ha pasado algo jodido

Chico conoce chica y ambos conocen al estado

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más
top embarazada

Actualidad

¿A quién quieres más, al bebé o a tu vicio favorito?

Un estudio muestra cómo sufren los bebés de las embarazadas que fuman, pero María tiene algo más importante en lo que pensar

leer más
kanyeadidas

Columnas

Así es como el chándal dejó de ser un símbolo de derrota

La ropa deportiva ya no es solo para vagos y pordioseros. Ahora puedes llevar pantalones de chándal y seguir molando.

leer más
Mira Gonzalez

Actualidad

Esta escritora hará que nunca te sientas solo (pero también te volverá loco)

Quién quiere un psicólogo, si existe Twitter.

leer más

cerrar
cerrar