Automne Fold Automne Fold

Álbumes

Kangding Ray Kangding RayAutomne Fold

8.3 / 10

RASTER-NOTON

De toda la pandilla de nerds que forma la familia Raster-Noton, David Letellier es quien menos se ajusta a la idea de fundamentalista del lenguaje digital. Y es, de lejos, el que más abjura del formalismo abstracto: para el francés, a diferencia de, pongamos por caso, Frank Bretschneider, siempre hay espacio para una voz, una guitarra o incluso el sonido de unos pasos -reales y grabados como si fuera un efecto especial de sonido en una película- que retumban huecamente en la lejanía para abrir el camino de "Automne Fold", su segundo disco para el experimentalísimo sello germánico. Stabil (Raster-Noton, 2006), el que fuera su debut, ya era diferente a lo que demandaba Alva Noto, con sus melodías amables y sus glitches más como recurso preciosista que no como arma de agresión, pero la continuación profundiza en la afectación y la belleza aparente, quizá buscando, quién sabe, al público indietrónico de rostros paliduchos y flequillos triangulares. Esa es quizá la razón por la que al público caro a lo experimental este Automne Fold no acaba de entrarles: va demasiado lanzado a capturar al público que compra todo lo de Fennesz –siempre y cuando Fennesz lo haga bonito, claro es– y dejando la retórica avantgarde como un recurso en segundo plano. Cada tema tiene una duración convencional –entre los tres y los cinco minutos, como una canción pop–, se nos regala una gimoteante voz de churri en “ A Protest Song”, la voz se torna de macho en “ Idle” y, para acabar de redondear la idea de que Automne Fold busca el resorte amable, ahí están esos oboes y contrabajos de “ Apnée”, para darle el feeling modern classical. ¿Quiere esto decir que lo nuevo de Kangding Ray es una golosina, dulce pero sin valores nutritivos? No, porque alimento tiene lo suyo. Es, simplemente, un disco con trampa, tan deseoso de buscar el pellizco emotivo que se le acaba transparentando el cartón. Eso sí, el cartón como que mola un montón, y disculpen la rima. Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar