Audience Of One Audience Of One

Álbumes

Oren Ambarchi Oren AmbarchiAudience Of One

7.6 / 10

“Audience Of One”, anticipada continuación de “The Pendulum’s Embrace” (2007), su último álbum en estudio en solitario, es el tipo de disco que solo podíamos esperar de un personaje con los arrestos, la personalidad y el arrojo de Oren Ambarchi. Lejos de acomodarse y apalancarse en su posición de vaca sagrada de la escena experimental contemporánea, que a muchos les sirve para vivir del cuento una vez han conseguido un determinado estatus, el músico australiano reivindica en este regreso su derecho a saltarse cualquier convencionalismo y movimiento lógico dentro de su propia trayectoria para dar rienda suelta a sus inquietudes y ambiciones. Y lo hace lanzándose en carpa al fondo de una piscina sonora con la que muchos quedarán sorprendidos, desconcertados, contrariados o maravillados, pero en ningún caso indiferentes. Digamos ya de entrada que en “Audience Of One” Ambarchi se permite algunas licencias con las que nadie contaba: la primera, en la canción de apertura, incorporar la voz de Paul Duncan, un elemento hasta ahora ajeno a su propuesta que, además, ayuda a darle una forma muy convencional y ortodoxa a la composición. “Salt” quizás sea la pieza menos ambarchiana que ha publicado hasta la fecha, pero es todo un descubrimiento, y en cierto modo llega para desmitificar su rol de autor esquivo e inaccesible que sólo sabe manipular capas de ruido. No solo tiene vocación de pop pastoral y sensorial, sino que también es inusitadamente emotiva. La segunda licencia, aún más inesperada: una versión del “Fractured Mirror” de Ace Frehley. Y no una versión radicalmente distinta del original, sino más bien una reformulación del riff de guitarra inicial con el añadido de un beat electrónico que le da al cover un aire indietrónico de perfume casi vintage.

“Passage”, tercera de las cuatro pistas que configuran el disco, es la más reconocible dentro de su universo. Un piano solitario y drones de ambient claustrofóbico, todo muy estilizado y depurado, cumplen con su cometido, pero lo cierto es que en el contexto de pruebas y experimentación aperturista del álbum parece el momento más rutinario y convencional de la contienda. Y es que al lado de “Knots”, canción de 33 minutos que ejerce de columna vertebral de todo el proyecto, todo parece anecdótico. Media hora en la que Ambarchi se sube al tren del free-jazz, del krautrock y del post-rock, a la vez, sin orden aparente y en un estado de expresividad febril, y que desmonta cualquier apriorismo posible relacionado con su singladura artística. Casi podría funcionar como un álbum por sí misma, pero incrustada entre dos perlas casi pop su valor adquiere especial resonancia. Es el resumen ideal, lejos de la empanada mental y del mazacote experimental, para un “Audience Of One” que además de disco notable y convincente es toda una revelación.

“Fractured Mirror”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar