Ascetic Ideals Ascetic Ideals

Álbumes

Suum Cuique Suum CuiqueAscetic Ideals

7.6 / 10

A veces se hace difícil seguir la trayectoria poliédrica –y por momentos excesiva– de Miles Whittaker. Aunque ahora disfruta de un éxito que le había costado alcanzar, gracias a ser la mitad más electrónica y habilidosa de Demdike Stare, el de Manchester no renuncia a mantener vivos algunos de sus proyectos anteriores. Es cierto que la mayoría de ellos están en pausa o abandonados –pienso en Pendle Coven, su faceta IDM, para la que no hay todavía ninguna esperanza de reanimación, así como en MLZ, su vía de escape para producir techno rebosante de ecos, algo por lo que sigue sin estar por la labor–, pero en un contexto como el actual, en el que se le reconoce por liderar una apuesta por el terror, la experimentación a pulmón libre y las fricciones con el ruido más enervante, parecía lógico que Whittaker retomara su proyecto experimental en solitario, Suum Cuique. Con este alias ya editó un primer álbum en Young Americans, un subsello de Modern Love dedicado a las texturas analógicas y la protoelectrónica de los años 60s y 70s que ha servido para rescatar el trabajo de la pionera Daphne Oram y para planchar, en vinilo y en una tirada muy limitada, aquel “Midden” que parecían incluso la reedición de un trabajo electroacústico en laboratorio firmado por algún alumno de Stockhausen.

En realidad, “Midden” era un ensayo de Whittaker para adentrarse en áreas que se intuían en Demdike Stare pero que la estética del dúo no le permitía explotar al cien por cien: drones, abundantes capas de noise y sonidos de señal estática, manipulación de cintas y viejos sintetizadores modulares; si Demdike Stare era su derivación hacia las viejas bandas sonoras y una visión terrorífica de lo pastoral, Suum Cuique era su entrada en la academia y en el discurso de la música contemporánea, sin filtro ni rebajas. “Midden”, por supuesto, tuvo un alcance limitado –se plancharon sólo 400 copias–, pero entre la amplia colección de títulos de Miles Whittaker ocupa un lugar especial por su rareza, por su atrevimiento y por su buen resultado final. Dos años después, y ahora con más motivo, el proyecto vuelve a ponerse en marcha con un segundo vinilo, ahora para Modern Love –marca que tiene más tirón que Young Americans, evidentemente–, que aumenta el resultado en todo: ocho piezas de evoluciones espectrales y una tirada de 700 copias en LP, más una edición digital para que se la baje quién quiera. Lo que no hay es una sorpresa generalizada: Miles prosigue la línea marcada en “Midden” y la depura, alineándose con una larguísima tradición de música experimental –la que va de Pauline Oliveros a Eleh, pasado y presente del drone más radical; o la que va de la primera música industrial de Throbbing Gristle hasta la escuela post-aislacionista de Thomas Köner, que desnuda el lenguaje electrónico de cualquier elemento sobrante (melodía, ritmo, armonía) para dejarlo en una secuencia fría de ruido casi invariable, una modulación gélida con algún pulso estático o subidas y bajadas de volumen, no mucho más–; una larga tradición, decíamos, de la que Whittaker es un estudioso aplicado.

La presencia del logo de Modern Love puede ser engañosa: cuando se puede esperar alguna concesión al nuevo techno screwed & chopped de Andy Stott, algún inciso dub o incluso una plasticidad dentro de los amplios márgenes del esoterismo y el horror como en el Triptych o el Elemental de Demdike Stare, lo de Suum Cuique –una expresión en latín que se traduce como “a cada uno lo suyo”– se escucha como una experiencia alienante, sin concesiones a ninguna expectativa light del público. Si acaso, comparte con Demdike Stare un momento de imitación de ciertos pasajes de la library music para películas de terror –el último tema, “Dionysus Decay”–, pero es sólo una conclusión benigna para un álbum completo que no da ninguna tregua, y que tiene más que ver con el material que se plancha en Editions Mego –de Daniel Menche a KTL– que no con el alucinante post-techno de Modern Love. No es para cualquier paladar, pero “Ascetic Ideals” es un plato obligado para todo gourmet de la experimentación sin ataduras.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar