As Seen Through Windows As Seen Through Windows

Álbumes

Bell Orchestre Bell OrchestreAs Seen Through Windows

8 / 10

Bell Orchestre  As Seen Through Windows ARTS & CRAFTS

Radicalmente diferentes a casi todo (algo que a priori ya les honra), Bell Orchestre son difíciles de explicar, de digerir y de recomendar. Bajo el paraguas del éxito de nada menos que Arcade Fire -proyecto paralelo de dos de sus miembros fijos-, el sexteto de Canadá opta por alejarse de aquellos contornos pop y se va justo a las antípodas. Su épica es otra. Colándose siempre por atajos neoclásicos y engarzando volutas líricas en espiral, se embarcan en un expansivo viaje que podría seducir a fans de Michael Nyman y Rachel’s, incluso a seguidores más exigentes escuela Godspeed You! Black Emperor o A Silver Mt. Zion.

“As Seen Through Windows”, además de contar con una de las portadas del año, dispara al grupo para delante y hacia arriba. Apoyado en la analógica producción de un John McEntire siempre sobresaliente, el cerebro de Chicago confiere a su música un toque eclesiástico que le sienta como anillo al dedo. Además, el minutaje de los temas crece y la convexidad de las estructuras se aplaca, matizando un tracklist más llano y placentero que el de su debut de 2005, el mucho más abrupto y seminal Recording a Tape the Colour of the Light; un trabajo que a muchos nos dejó con la boca abierta, un poco sin saber qué pensar.

Para las mentes más ‘pop’, va a ser complicado enfrentarse de cara a territorios como los que se exploran aquí: evocaciones de música medieval, entramados jazzys, cenefas de contemporánea, bifurcaciones post-rock... Hay que cambiar el chip por completo. Por poner dos ejemplos al azar, no se puede saltar así como así de Tangerine Dream a Sigur Rós, no se pueden comparar los vastos espacios de los primeros con los vacuos silencios de los segundos sin atender al género, claro está. Con Bell Orchestre es algo que hay que tener muy en cuenta antes de tachar a su música de pretenciosa o de cautivadora, sobre todo porque puede ser ambas cosas al mismo tiempo dependiendo de la lente que la enfoque. Para las mentes más calenturientas y aceleradas del momento indie es algo que, si se atreven con este disco, acabará dando igual. Porque al final, lo único que importa es que aquí se encierra algo bello, y libre.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar