Architecture Of Loss Architecture Of Loss

Álbumes

Valgeir Sigurðsson Valgeir Sigurðsson Architecture Of Loss

7.4 / 10

Valgeir Sigurðsson es casi más conocido por sus actividades como responsable del sello Bedroom Community o como productor y arreglista que como compositor. Cuenta con tres álbumes publicados, el último de ellos esta banda sonora para un ballet de Stephen Petronio, pero su singladura como artista no ha recibido tanto reconocimiento como sus otras labores musicales, curiosamente en las que opera más en la sombra y alejado de los grandes focos de atención mediáticos. Desconozco si “Architecture Of Loss” conseguirá trascender más allá de los habituales circuitos de la música experimental europea, pero sí tengo claro que supone un paso adelante en su trayectoria como autor y un serio aviso sobre las posibilidades de su talento para convertirle en una firma de prestigio en el ámbito de la composición contemporánea.

“Architecture Of Loss” se ciñe a parámetros más o menos reconocibles del contexto neoclásico: preponderancia del piano –por cierto, interpretado ni más ni menos que por Nico Muhly– y los instrumentos de cuerda, gusto por el minimalismo y ayuda nada timorata de soportes electrónicos. Pero el músico islandés hace una aproximación tan clínica, precisa y desafiante como Ben Frost, uno de los más aventajados artistas de su sello e influencia determinante en la sintaxis sonora de este álbum, al que resulta complejo etiquetar o encuadrar, pues no queda claro si se mueve por el terreno del ambient, de la música de cámara, de la contemporánea, del minimalismo o incluso del folk centroeuropeo. No es que Sigurðsson pierda el norte intentando abarcar demasiados frentes, sino que sus partituras beben de muchas influencias y registros diferentes y saben cómo responder a esas deudas sin dispersar en exceso sus señas de identidad.

Pero es Ben Frost, insisto, el guía espiritual de este proyecto sin tan siquiera estar presente. Porque el productor y A&R recrea con mucha fiabilidad ese mundo a ratos angustioso, a ratos bello y a ratos incómodo que Frost ha expuesto en su impecable discografía. Sigurðsson impone un clima de calma tensa a lo largo y ancho del disco, con los chelos y los violines convertidos en cuchillos molestos y afilados, y empuja al oyente a un viaje perturbador en el que cada disonancia, cada estridencia y cada melodía supone un desafío. Por mucho que “Architecture Of Loss” responda a un encargo y deba someterse al mandato de las coreografías escénicas para las que está pensado, sus canciones atesoran suficiente personalidad y voz propia para erigirse en una rotunda declaración de intenciones de su autor y en uno de esos discos de largo recorrido que tendrá importancia y relevancia en proyectos venideros del islandés.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar