Aphex Twin - Computer controlled acoustic instruments (Pt. 2 EP) Aphex Twin - Computer controlled acoustic instruments (Pt. 2 EP)

Álbumes

Aphex Twin - Computer Controlled Acoustic Instruments (Pt. 2 EP)

7.3 / 10

Hablando hace unas pocas semanas con un relevante DJ de la escena nacional, cuyo apellido alude a la parte dura e interior de la aceituna, apareció un argumento que podría esgrimirse como definitivo para entender qué cojones está pasando con Richard D. James: el que fuera el freak por excelencia ahora va de 'normal', de persona que se presenta con la imagen de padre de familia amoroso y responsable, que cuelga audios de los tracks de su hijo en Soundcloud -vale, sería más 'normcore' colgar fotos, pero no pidamos peras al olmo-, que responde sin dobles sentidos en las entrevistas, que no busca desconcertar. Es cierto que Syro (2014) fue un regreso enrevesado y muy propio de su estilo, en el que la electrónica se confunde de forma y aspecto con la del alambique, pero en la parte de las relaciones públicas hemos visto a un Aphex relajado, educado, solícito y hasta afectuoso. Por supuesto, todo pura fachada. Su normalidad es la misma que la de Sharon Stone pasando la prueba del polígrafo en Instinto básico: se puede fingir, se puede engañar a la máquina.

Este EP es la prueba: volvemos al Aphex Twin extravagante, al freakazo que hace siempre lo que los demás ni se atreven a probar. Ya comenzando por el título -¿por qué un Pt. 2 EP, si nunca ha habido una parte 1?-, pero sobre todo continuando por el método: desde la distancia que permite el software, con el auxilio de un ordenador, Richard D. James dirige una pequeña orquesta de instrumentos acústicos -percusión, piano, sobre todo- que recupera una forma de música anterior a la irrupción de la electrónica, antecesora en el cargo, como fue el de la música mecánica, que en los últimos años sólo autores muy marginales como Pierre Bastien o Pascal Comelade (e incluso Tim Exile) han sabido abordar con éxito. Lo que ocurre es que esta música mecánica es absolutamente aphextwiniana, muy sacada de quicio, así que poco hay de nostalgia de los viejos intonarumori de los futuristas italianos, o de la pianola.

Ni siquiera se puede precisar a qué estilo corresponden estas piezas de duración variable -hay algunas que no pasan de los 10 segundos, que son un simple rimshot de batería o un juego rítmico de bombo y caja al estilo de Gene Krupa, una versión abreviada en menos de un minuto de la casi media hora de clásicos como el Get ready de Rare Earth-, pero se puede más o menos afirmar que en su nuevo EP Aphex Twin ha jugado con el jazz y la música electroacústica, con las técnicas de producción del BBC Radiophonic Workshop y con los loops rítmicos del funk y el hip hop de los 80, todo con sus propias maneras de grabar, que deben ser tirándose pedos en el salón de su casa.

Hay factores de desequilibrio en este maxi que impiden que brille adecuadamente: más allá del precio -supera los 15 euros por sólo 28 minutos de música que, dentro de lo que es el caudal de Aphex, van un poco más allá de lo residual-, lo que puede tirar para atrás es la escasez de sustancia valiosa. Sólo hay cinco tracks con desarrollo y una idea elaborada -aunque sean tan ásperos como disk prep calrec2 barn dance (s l o), que se envuelve en el eco que dejan atrás las notas de un piano preparado y una percusión sorda-, ninguno DJ-friendly, y la mayoría dejan una sensación de desconcierto, impiden un disfrute normal salvo los que son más robustos en el ritmo ( hat5c 0001 rec-4) o los más livianos, como piano un10 it happened, que retoma la línea del último corte de Syro y de las piezas más impresionistas del Drukqs, las de piano solitario con extra de azúcar. En cualquier caso, no hay que caer en un doble error: ni ensalzar esta curiosidad más allá de lo que es sólo porque es de Aphex Twin -es un Aphex casi anecdótico; además, a diferencia de Autechre, los EPs nunca han sido su fuerte-, ni tampoco despreciarla porque se aleje de su estilo habitual.

Como objeto dedicado a la música mecánica, Computer controlled acoustic instruments (Pt. 2 EP) es un gratificante experimento, un documento de cómo la técnica informática puede ayudar a reinterpretar la acústica tradicional, un ejemplo de cómo hay otras formas de 'tocar', pero sin tocar. El concepto es superior al resultado, pero ni el resultado es malo ni el concepto es moco de pavo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar