Anything In Return Anything In Return

Álbumes

Toro Y Moi Toro Y MoiAnything In Return

7.6 / 10

Es curioso, tan agradable está siendo estrenar el 2013 con este disco como lo fue hace un par de años con “Underneath the Pine”, quizás porque las canciones de Chaz Bundick, así como sus sonidos característicos, se acoplan muy bien con las temperaturas y la luz a estas alturas del año. Además, una vez que nos hemos quitado de encima listas y repasos del año anterior, un disco con la claridad de este o el anterior funciona a la perfección para desengrasar, y eso a pesar de que este “Anything In Return”, aún proporcionando numerosas satisfacciones, se queda un poco por detrás de su anterior disco en cuanto a impacto conjunto.

Aún más que en “Underneath The Pine”, y aunque el suyo no sea un sonido que podamos calificar como innovador, Bundick se sirve de un número suficiente de estrategias para evitar caer en lo retro. Y esto a pesar de que su sonido tiene como principal referencia el boogie de los 80, como él mismo no se cansa de recordar en sus declaraciones: así, en la entrevista publicada por PlayGround hace unos días cuenta cómo su opinión acerca del boogie cambió cuando se dio cuenta de que muchos de los músicos detrás de ese sonido eran en realidad músicos de jazz. Quizás espoleado por este descubrimiento, parece como si Toro y Moi buscase ir más allá de los significantes sonoros más representativos del boogie –que también están aquí, y son fácilmente identificables– para establecer conexiones con otros sonidos como, por ejemplo, el house, o más bien el hipster house, esa derivación indie desarrollada en los últimos meses en Estados Unidos gracias a la relativa facilidad con la que se puede hacer música siguiendo los patrones del house desde un estudio casero.

Este aspecto se puede ver sobre todo en los dos primeros temas del disco, en elementos como algunos ritmos, pianos y sobre todo en la voz troceada en la melancólica al tiempo que extática “Say That”, que es, además, la canción más memorable del disco. Es precisamente la capacidad de sorpresa lo que evita que las canciones de Toro y Moi caigan en la reproducción rutinaria de géneros musicales del pasado; así, tanto en la forma de arreglar la instrumentación y las capas de sonido, como en la estructura de las canciones, este disco está lleno de pequeñas sorpresas, más allá del tono sepia con el que Bundick baña todo el álbum, gracias al uso de unas texturas y timbres sonoros inmediatamente reconocibles como su paleta sonora. Decía Simon Reynolds en su crítica de “Underneath The Pine” que la primera vez que escuchó “Still Sound”, sin saber que se trataba de una canción de Toro y Moi, no sabía si era una canción nueva o un clásico perdido de los ochenta. Quizás una de las mayores diferencias entre este álbum y el anterior es, por tanto, que en sus mejores momentos –los que abren el disco– ha conseguido unir la estética digital y analógica, mirando al pasado, pero con un pie también en el presente musical.

Pero también es posible escuchar el nuevo disco de Toro y Moi teniendo en cuenta las contribuciones al R&B en los últimos años de gente como Drake, The Weeknd o Frank Ocean, quienes han incorporado elementos del indie a su renovación del R&B mainstream. En Toro y Moi, el lado más indie está representado por la voz, atenuada y emocionalmente introspectiva, ocasionalmente incluso dream-pop, a pesar de lo cual consigue que tenga una textura que va a juego con el resto de sonidos –especialmente los sacados de sintes analógicos–, habitualmente asociados con su música, y que provocan una sensación de calidez emocional sin llegar a arder, una calidez otoñal de tonos marrones y amarillentos, de hojas secas y ropa de entretiempo. Pero este aspecto indie, que algunos identifican como un decepcionante lavado de la negritud del R&B, no evita que “Anything In Return” sea en más de una ocasión una interesante reinterpretación por parte de Chaz Bundick del R&B. Es lo que ocurre, por ejemplo, en “So Many Details”, otro de los momentos álgidos del disco por el detallismo rítmico que despliega. En Toro y Moi el R&B funciona mediante canciones que van calando a fuego lento, en las que vas descubriendo la complejidad musical a través de las escuchas, porque ningún elemento instrumental reclama tu atención por encima de los demás. Nada está subrayado, y en cambio es la sutilidad y la elegancia una de sus principales armas compositivas, lo mismo que ocurre con Sade, por ejemplo.

Por todo esto, es una lástima que el disco sea un tanto irregular y que en su tramo medio se haga un poco rutinario. Ocurría lo mismo en “Underneath The Pine”, pero allí la media de calidad era más alta, mientras que aquí la diferencia entre los mejores momentos –básicamente los temas que abren el disco– y la segunda parte es más grande. De todos modos, hay aquí las suficientes satisfacciones para hacer de “Anything in Return” uno de los lanzamientos más interesantes del comienzo del 2013.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar