Another Happy Day Another Happy Day

Álbumes

Ólafur Arnalds Ólafur ArnaldsAnother Happy Day

7 / 10

Se puede o no se puede creer en el destino, pero si se ha seguido la trayectoria de Ólafur Arnalds era lógico imaginar que todo tuviera que confluir finalmente aquí. Su música, que suena a banda sonora sensible –para historias que sólo ocurren en tus sueños, o en tu corazón–, tenía que hacerse finalmente carne, o sea, película, una película de verdad, aportando una banda sonora como las que han acabado firmando otros compositores afines al islandés, ya sean Nico Muhly o Jóhann Jóhannsson. “Another Happy Day” no es lo que se diría una película importante –es un título indie, del circuito de Sundance y festivales pequeños, firmada por el joven actor Sam Levinson en el que es su debut detrás de la cámara–, pero sí es una película para empezar a foguearse. Ólafur también es joven, trabajador, talentoso y con un futuro esperanzador por delante. Y aunque el destino –si es que existe– nos hacía creer que todo tenía que confluir aquí, el primer score de su carrera no es el final, sino el principio de un periodo de bonanza profesional que, quién sabe, acabe desembocando en Hollywood.

Imaginar este proceso no es nada descabellado. Michael Nyman, uno de los músicos de los que Ólafur Arnalds ha extraído más y mejores lecciones, acabó ahí, fugazmente, alzando una estatuilla por “The Piano”. Hay mucho de Nyman en el tema principal de esta banda sonora, que suena por primera vez en “Autumn Day” –y se repite con variaciones y distinta instrumentación en “Lynn’s Theme”– y que no podemos de asociar con esa fricción lacrimógena de las cuerdas en “Wonderland”, una de las mejores bandas sonoras del inglés en su etapa post-Greenaway y post-Champion. Y así y todo, es injusto reducir este disco a ese rastro fugaz de una melodía sencilla y bien encontrada, que se queda fijada en la memoria: la plasticidad de Arnalds, su capacidad para expresar ternura y conmover, e incluso de sugerir suspense, queda perfectamente plasmada en estas 11 piezas, casi miniaturas –la más larga es “Everything Must Change”, que dura seis minutos y medio y es toda una excepción, y más al lado de “Through The Screen”, “Before The Calm” y la citada “Lynn’s Theme”, que no llegan ni a los dos minutos, con sus pianos de cristal y sus violines que se ondulan como ramas movidas por el viento–, pero que en su brevedad y concisión lo dicen todo sin que sobre nada.

De toda la discografía de Ólafur Arnalds, que resulta ya abundante y toda ella valiosa, quizá su obra maestra siga siendo el álbum “…And They Have Escaped The Weight Of Darkness” (2010), mucho más ambicioso y completo; a su lado, “Another Happy Day” es lo que en realidad es, una obra de encargo a cumplimentar en poco tiempo y con unas pautas dictadas por el tono de la película. Pero el geniecillo islandés consigue dos cosas importantes: primero, cumplir con su cometido con absoluta eficacia, y así demostrar que está capacitado para asumir tareas de este tipo y dar la talla, y segundo, y aún más importante, conseguirlo sin traicionar su estilo ni sus formas, siendo lírico y minimalista –y conservando sus momentos electrónicos y de oscuridad fría que ya habían aparecido en otros títulos en Erased Tapes–, confirmándose de este modo como un buen continuador de la escuela de Michael Nyman y Max Richter, acaso con una intención más lírica, y alcanzando la estatura de sus compañeros de generación en esta forma de hacer música clásica apta para oídos entrenados en el pop.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Tigre de cristal Siberia

Actualidad

La nueva Las Vegas está a punto de abrir en... ¡Siberia!

Las Vegas dentro de un bosque y al lado de Corea del Norte

leer más
platano

Entrevistas

El racimo de plátanos que me dio una lección de vida

"La política de su empresa es una mierda".

leer más
chicas

Historias

Ellas eran la banda de mujeres más temida de Londres

Brian McDonald escribió sobre el poder de esta banda en el libro 'Gangs of London'.

leer más
pastillas

Actualidad

Esta pastilla replica los efectos del ejercicio físico

Tú tirado en el sofá viendo Netflix, mientras tus células se machacan en el gimnasio. ¿Apetece o todo lo contrario?

leer más
pocahontas

Ficciones

Así sería Pocahontas si Walt Disney no hubiera sido homófobo

Y en calidad VHS, como en tu infancia.

leer más
scarlett

Historias

9 cosas absurdas que hago para evitar parecer un turista

Odio parecer un turista, y esto es lo que hago para intentar disimularlo.

leer más
shaun ross

Actualidad

On Beauty: reivindicando la belleza de las enfermedades genéticas

"En la moda siempre estuve frustrado porque siempre me decían a quién tenía que fotografiar. Me decían quién era hermoso. Amo la idea de la ...

leer más
burgos

San Miguel

9 motivos por los que la vida de provincias es lo verdaderamente hipster

No volverás a ver el pueblo igual...

leer más

cerrar
cerrar