Ancient Romans Ancient Romans

Álbumes

Sun Araw Sun ArawAncient Romans

8 / 10

Sun Araw  Ancient Romans SUN ARK

Junto a otros nombres de producción generosa como los de James Ferraro o Daniel Lopatin, Sun Araw es una de las aristas más reconocibles e interesantes dentro del hypnagogic pop. Dentro de su vasta producción discográfica, destaca especialmente su disco del pasado año, “On Patrol”, en el que se reflejaban a la perfección los rasgos sonoros más representativos de su música, en la que guitarra y sintes en libre exploración hacían recordar la psicodelia de los 70, y, por supuesto, a Sun Ra en el carácter explorador, libérrimo y futurista de la propuesta.

Puede parecer entonces que “On Patrol” es la cima creativa de Sun Araw, el disco que se recordará como el más representativo de su sonido y que servirá como referencia para juzgar posteriores lanzamientos como este “Ancient Romans”. Sin embargo, hacer esto sería algo injusto a la hora de valorar su más reciente álbum, en el que, manteniendo las características más fácilmente reconocibles de su sonido, se produce un cambio de tono, de la oscura distopia futurista de “On Patrol” a la luminosidad oceánica que brilla ahora. Por tanto, el último disco de Cameron Stallones (su verdadero nombre) no es tanto un más de lo mismo –pero ligeramente distinto– como un ejemplo de Sun Araw en el mismo estado de plenitud que el año pasado. La música en este doble LP es más introspectiva al tiempo que acogedora y optimista, a pesar de que la duración haga pensar en una pieza de resistencia.

Donde se puede observar una notable variación es en la textura musical, tomando elementos de la new age subacuática de grupos como Dolphins Into The Future –esas burbujeantes y fluctuantes capas sonoras que fluyen bajo la superficie de sintes y guitarras, por ejemplo– y aumentando la paleta de sincretismo cultural a partir de melodías orientales y percusiones del llamado cuarto mundo en referencia a la obra de Bill Lasswell. Con todos estos aspectos en mente (la calidez, el mar, la confluencia de culturas) no resulta complicado entender por qué el disco se llama “Ancient Romans”, certificando así que en esta ocasión Sun Araw no mira hacia un futuro posible, sino hacia un pasado remoto. Mucha atención también, en este sentido, a los títulos del álbum, con múltiples referencias al antiguo imperio romano, y que refuerzan la idea de un concepto como punto de partida detrás del armazón sonoro, recordando por supuesto a otro elemento clave de la década de los 70 (la década a la que con más hincapié hace referencia en su música, y no a los 80 como sería de esperar de uno de los nombres estrella del hypnagogic pop) como es el disco conceptual, en doble vinilo y con canciones de dilatado minutaje. Muchos otros ya han señalado las conexiones de este disco con los Pink Floyd post-Syd Barrett y pre- “Dark Side Of The Moon”, y efectivamente algo de esa pastoralidad cósmica que caracterizaba a los británicos en el cambio de los 60 a los 70 también está presente aquí.

Dos de las composiciones de este álbum destacan especialmente: en primer lugar, los once minutos de “At Delphi”, cósmicos y oceánicos al mismo tiempo como los Tangerine Dream más oscuros o algunos pasajes de la música de Oneohtrix Point Never, y por otra parte los quince minutos de “Impluvium”, la verdadera sorpresa del disco, en donde la cosa se desmadra y se adentra en ritmos bailables, alejándose más que nunca de su sonido más característico en favor de algo que bien podría haberse publicado como una de las referencias de 100% Silk. De hecho, por la situación de “Impluvium” al final del disco no sería descabellado pensar que esta es una posible y excitante dirección para el futuro de Sun Araw, en línea con el viraje a la electrónica bailable orquestado a través del subsello de Not Not Fun.

Hay que mencionar también el hecho de que haya sido mezclado por Sonic Boom, cuya mano se nota en una mayor claridad cristalina, pero también ligeramente borrosa, acentuando además el componente dub de la música, por supuesto aquí el dub se refiere al más terroso practicado por Lee Scratch Perry en su etapa en los estudios Black Ark.

Se podría decir, finalmente, que “Ancient Romans” es uno de esos discos en los que se nota que su artífice tiene pleno control de sus posibilidades, lo que le permite crear una obra en la que, a pesar del evidente carácter improvisatorio, no hay mucho que parezca fuera de lugar, certificando que Sun Araw es una de las propuestas estéticas más sólidas de los últimos años.

Iván Conte

“At Delphi”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar