Ancestral Star Ancestral Star

Álbumes

Barn Owl Barn OwlAncestral Star

8.3 / 10

Barn Owl  Ancestral Star

THRILL JOCKEY

La lechuza común –“barn owl” en inglés– tiene una cara espectacular y sobrecogedora en forma de corazón, blanca, con unos ojos tan oscuros que parece que las cuencas están vacías. Vuela raro –como si flotara–, mueve raro la cabeza –como si fuera a trompicones– y chilla –estridente y lastimera– también raro. Algunas veces sisea, cuando tiene miedo. Se le llama también lechuza de los campanarios, por su amor incondicional a acurrucarse en ellos, en la oscuridad, siempre como en trance por la reverberación de la campana. Las canciones de “Ancestral Star”, de Barn Owl, producen sensaciones muy parecidas. Se escuchan a gusto a oscuras, provocan extrañeza y aturdimiento, oscilan entre siseos y estridencias y terminan en un trance. Es puro drone. Deliciosas, hipnóticas y perfectas capas de negro, espiritual y asfixiante drone. Notas sostenidas que se alargan, revisan, analizan y eternizan ad nauseam; a veces, literalmente: los efectos del drone, cuando está tan bien interpretado como éste, son físicos.

Evan Caminiti y Jon Porras, la híper psicódelica pareja de San Francisco autora de otras locuras doom-drónicas como “From Our Mouths To Perpetual Light” (Digitalis, 2008), se consideran los canales a través de los que la música elige emerger. La música es interacción y compenetración. Así lo explican ellos: “Cuando empiezan nuestros conciertos pedimos al público que no se fijen en lo que hacemos físicamente. Sólo que escuchen, a todos los niveles que puedan, para estar abiertos a lo que pueda sucederles, sólo con escuchar nuestra música”. Y: “El drone puede usarse como la respuesta a preguntas que normalmente no se pueden responder. Es un vehículo que te transporta del plano físico al espiritual y te permite traer algo de vuelta”. Para terminar: “El drone es la representación del orden y la vida y existe en todo. Es un medio para canalizar la vida”. Así de filosófico y así de pretencioso.

Las diez canciones de “Ancestral Star” –con nombres tan significativos como “Visions In The Dust”, “Cavern Hymn”, “Twilight”, “Incantation” o “Awakening” y de duración no demasiado larga– se suceden difusas. Es más un todo monolítico que no debe escucharse fragmentado y que, probablemente, haya sido concebido casi improvisando. Las cuerdas suenan punzantes, como avisperos y, otras veces, dronean somnolientas. Como dicen ellos: “El drone se crea en sí mismo. Es algo que nosotros no podemos crear si pensamos en ello. En realidad, no se trata, siquiera, de ‘nosotros’. Es como la vida de tus ancestros pasando a través de ti”. Si el fin último al que aspiran Caminiti y Porras es el trance, se alcanza plenamente. Según ellos, cuando la música fluye realmente es cuando consiguen entrar en trance y eliminan sus egos. También cuentan que cuando terminan de tocar se suelen preguntar: “¿Te sientes raro?”. Si siguen en el mismo lugar en el que estaban cuando empezaron a tocar, es que ha ido mal. Si notan un cambio, ha ido bien. Así que, después de escuchar “Ancestral Star”, formúlate la misma cuestión. Mi respuesta es un sí rotundo, ancestral. Y raro.

Marta Hurtado de Mendoza

Barn Owl - Visions In Dust{youtube width="100%" height="25"}HXcFQTvXyeI{/youtube}

Barn Owl - Ancestral Star

{youtube width="100%" height="25"}yOOLLPnUshA{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar