Altering Illusions Altering Illusions

Álbumes

Echospace EchospaceAltering Illusions

7.7 / 10

El paso del tiempo obliga a observar la obra de Steven Hitchell y Rod Model como un work in progress sin final ni meta a la vista: de la misma manera en que su sonido es acuoso, como el curso fluvial de un arroyo –o, si se quiere describir su música de una manera aún más inasible, como los cortinajes de una capa de niebla que cubre la ciudad y no deja ver más allá de un palmo de distancia–, su trayectoria no parece tener nunca una forma definida y final, aunque sí un recorrido claro, que se inicia a principios de la década pasada cuando Model era el cerebro de DeepChord y que ha proseguido hacia las profundidades cósmicas desde el momento en que Hitchell se sumó al equipo. Cada hallazgo de la célula Echospace –incluso cada tema aparentemente cerrado– se puede reabrir pasado un tiempo, como puede hacer un juez con un sumario o George Lucas con su saga galáctica; siempre hay añadidos, retoques, nuevas lecturas –que habrán a quien gusten y a quien pongan de los nervios–. Esto, para los fans, se ha convertido en una pequeña sangría económica y un dolor de cabeza –los discos cada vez son más caros; éste, sin ir más lejos, alcanzaba las 58 libras en varias tiendas online, lo que no ha impedido que ya esté agotado en todas ellas, y además cada vez en tiradas más limitadas y escurridizas–, pero para la idea de Echospace no deja de ser una vía de supervivencia excitante: cómo alcanzar por fin la idea de perpetuum mobile en el techno, una silueta en constante transformación, sin principio ni final, que es la idea misma de la génesis de la materia.

“Altering Illusions” –atención al título, que no sólo incide en la naturaleza mutante de las piezas, sino que las sitúa en el plano de la magia, como si fueran juegos de manos de un prestidigitador– es posiblemente el manifiesto definitivo de Model y Hitchell en cuanto a esta obsesiva rutina de trabajo. En cuatro vinilos de gramaje generoso y 13 piezas en total, esta monumental colección recoge grabaciones dispersas de Echospace y sus diferentes alter egos y las vuelven a modificar, reconstruir o re-imaginar a partir de detalles aparentemente baladíes: incrementando su duración, añadiendo nuevos beats o rupturas, modificando las intros y los outros, en definitiva, disolviendo la música una vez más en ese cauce ilimitado que es su propia obra, cuidándola como si fuera un jardín. La pregunta para el consumidor sería si vale la pena depositar la notable cantidad de billetes que cuesta este oneroso cuádruple vinilo si ya se tiene una buena cantidad del material previamente planchado en echospace [detroit], Modern Love, SYNTH, Soma y Fortune8. Bien, llegados a este punto, ya nada es perentoriamente necesario: Hitchell y Model están instalados en una gloriosa redundancia, en una revisión de su estética sobre patrones muy bien fijados y que ya quizá no ofrezca cambios significativos en adelante –de todos modos, una apreciación: cada vez se utiliza una percusión orgánica y añadida, como si sobre los flujos de capas sintetizadas se sumara un grupo rítmico caribeño o africano; esto ya sucedía en el final de “[LIVE]” (2010) y también, aquí, en la pulsante “Electromagnetc Dowsing (cv313 Live Rewire)”, muy parecido en intensidad a la coda de aquella grabación en el Labyrinth Festival de Japón–.

Más allá de esa observación puntual, “Altering Illusions” se mantiene exactamente en esa evolución del techno glacial/oceánico/volcánico/fluvial post-Basic Channel, con anchos desarrollos ambientales, bajos sumergidos, bombos en la distancia y un fuerte arropamiento con sábanas y mantas de sintetizadores levitantes. Sólo hay dos opciones: o se toma o se deja. Aunque si se ha llegado a este punto, tras decenas de maxis, CDs de tirada limitada, varios directos y dos obras mayores – “Liumin” (2010) y el majestuoso “The Coldest Season” (2007)–, quien siga en la estela de Echospace ya sabe a lo que se expone y por qué está aquí, y esa pregunta se vuelve irrelevante: la única opción es fundirse, como en una sauna, con el vapor de “A Silent Storm (cv313 Reprise)”, dejarse golpear con el bombo que cae como martillo sobre yunque en “01-06 (cv313 Rework I)”, embriagarse del deslizamiento derivado de los viejos discos de Various Artists en Chain Reaction – “Inifint-1 (Intrusion’s Lost Dub)”– y añadir nuevas rarezas firmadas como cv313 a la colección ( “Altering Illusions”, “Above Clouds” y “Hypnosphere”), dos reconstrucciones –sí, dos más– del casi legendario “Spatialdimension” de 2007, aquel vinilo azul que proponía un techno lacustre de profundidades variables, y tres desarrollos estáticos, con chasquidos eléctricos en la superficie y quietas turbulencias en el núcleo, firmados como Variant ( “As Time Stood Still”, “MagneticPulsation” y “Enchanted”). Un nuevo capítulo –el más largo, y uno de los más hondos– de la particular historia interminable de Echospace.

“Spatialdimension”

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

top goldin

Ficciones

¿Se supone que las amigas hacen estas cosas?

De cómo "la amiga nueva" puede enfrentar a las amigas de toda la vida

leer más
Anticitas

Historias

La vida real explicada en 25 citas célebres

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pero paso, mejor pido una pizza y me miro la PlayGround".

leer más
oysho

Oysho

Cómo enamorarse de un extraño dentro de un taxi

Siempre he querido conocer Australia.

leer más
Jacques Biederer

Historias

Si me amas, pégame

He de confesarte algo...

leer más
ropa 2

Actualidad

Por qué odio ir a comprar ropa

Quiero salir de aquí.

leer más
aborto terapeutico

Actualidad

Estos tutoriales para abortar te helarán la sangre

Hasta 1989 y durante más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro de muerte de la madre o inviabilidad del feto. Pero ...

leer más
Terminal Cornucopia

Historias

Todas estas armas mortales se fabricaron en un aeropuerto

Los peligrosos inventos de Evan Booth cuestionan todo el sistema de seguridad aérea

leer más
Maddie Ziegler

Historias

Un día en la vida de la niña prodigio de Chandelier

La descubriste gracias a Sia pero Maddie Ziegler ya era una reconocida promesa del baile desde mucho antes.

leer más

cerrar
cerrar