Alpinisms Alpinisms

Álbumes

School Of Seven Bells School Of Seven BellsAlpinisms

7.5 / 10

School of Seven Bells Alpinisms GHOSTLY INTERNATIONAL / POPSTOCK!

Por citar a los más clásicos entre los clásicos, The Beatles, seguro que has oído decir alguna vez algo así como que eran muy buenos pero que, con el tiempo que ha pasado y con los discos que se han hecho después, ya han sido muy “superados”. Obviando ahora a los Beatles y aferrándome a una afirmación que carece por completo de fundamento, el hecho es que School of Seven Bells, el nuevo grupo de Benjamin Curtis, ex- Secret Machines, se coloca en la estela de Cocteau Twins por la vía de las armonías vocales y el desarrollo de su vertiente shoegazer para “superar” a sus maestros utilizando un rosario de tics conocidos de 4AD, y un par de los de Morr Music. De hecho, ya han sido remezclados por el Cocteau Robin Guthrie.

Juega, además, Curtis con el concepto del alpinismo (aquí ya lo hicieron Mercromina) como la ascensión hacia un estado, digamos, superior, a través de las canciones del disco, cantadas por las gemelas Alejandra y Claudia Deheza, y aderezadas por el enfrentamiento constate entre lo orgánico de unas guitarras expansivas y lo intangible de una electrónica que lucha por plantear con calma ambientes alucinados en los que no hay más opción que dejarse llevar por el puro placer del disfrute aural. Otra vez, como Cocteau Twins.Cuesta, por eso, encontrar la originalidad en este álbum. Casi todo parece parte de un plan trazado con método y mimo para grabar el disco que les hubiera gustado que existiera hace unos años. Tampoco es mal planteamiento. En general, casi toda la música popular actual se compone de estos refritos, y son incontables los ejemplos de copiones que han conseguido que su cóctel personal pase por algo nuevo. Por lo tanto, quedan sólo la pura composición y ejecución para valorar este disco.

Las maneras de hacer son cuidadas, detallistas, amorosas con lo que ha de llegar a los oídos del receptor.

La composición es irregular. Desde el principio de la bella “Iamundernodisguise” se nota que manda la forma sobre el fondo, y que si se compara con el buen tino de la mejor del disco, “Half Asleep”, en general, falta un poco más de humildad a la hora de elegir las canciones. Los más de once minutos de “Sempiternal/Amaranth” no están del todo justificados si no es por puritito onanismo.

O sea, que nos queda la música por la música en un disco en general… bonito, capaz de acompañar de maravilla en un viaje otoñal, perfecto para decorar una cena casera, y hasta adecuado para quedar entre tus hits privados de este 2008, que no es poco, pero de momento, no hay nada nuevo bajo el sol y les hace falta repetir curso en composición, porque con cinco o seis “Half Asleep”, estaríamos ante un serio competidor de M83 en la pugna por la recuperación de la convulsa calma cristalina.

Jorge Obón

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar