Alphabutt Alphabutt

Álbumes

Kimya Dawson Kimya DawsonAlphabutt

6.5 / 10

K RECORDS

La buena de Kimya es madre, y yo, aunque me pese, nunca podré llegar a saber lo que es eso. Por no ser, no soy ni padre, y aunque a un joven atolondrado y sin hijos -como el que escribe- este disco puede llegar a hacerle gracia y hasta a gustarle, fijo que la cosa se percibe de forma muy distinta cuando uno tiene a una pequeña criatura a la que cuidar en casa. "Alphabutt" es un disco maternal, un disco-regalo hecho por una joven hipster que por encima de todas las cosas ama ser madre de su pequeña, una niña de dos años que es la máxima inspiración de estas risueñas, escatológicas, bobaliconas y entretenidas canciones (15 en poco más de 27 minutos) que tampoco están tan lejos (cambien relaciones adolescentes disfuncionales y observación urbana por todo un surtido de referencias a las actividades rectales, a los progenitores, y a los motivos propios de la infancia; mantengan, más o menos iguales, las formas) de lo que venía siendo la obra de Dawson.

Las canciones suenan gozosas, alegres y despreocupadas, como grabadas con un micrófono oculto que estuviera colgando del techo en el cuarto de juegos de la casa. En lo que a temáticas se refiere mandan, sobre todo, las ventosidades (pedos de gorila, pedos en la bañera, pedos ruidosos, pedos hasta en la portada...) y las excreciones ( “Pee-Pee in the Potty” es toda una oda -a cappella- al uso del orinal), aunque también haya espacio para hablar -explorando las rimas fáciles pero resultonas y esos juegos de palabras tan de la marca Dawson- de mascotas, de niños monstruos, de osos y gorilas, de perder los dientes de leche o de descubrir con asombro los primeras matas de vello púbico comenzando a brotar en esas zonas; todo contado -cantado- con la sencillez y la fascinación propia de esos pequeños seres que acaban de comenzar a explorar el mundo y sus propios cuerpos.

Da igual que a los padres -más o menos indies, más o menos modernos, más o menos fans del cancionero previo de la autora- el disco les pueda resultar candoroso o zafio, ocurrente o irritante; “Alphabutt” es un disco dirigido al disfrute de los más pequeños, y son ellos y sólo ellos los que deberían juzgar si este disco funciona, o cómo de bien funciona. El alborozo y el jolgorio que aportan los propios infantes -la hija de Dawson y los pequeños de algunos amigos de la cantante dando palmas, golpeando cosas, haciendo coros y segundas voces que son ORO para el disco- participantes en la grabación de estas canciones dicen mucho -y bueno- al respecto.

Luis M. Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar