All Eternals Deck All Eternals Deck

Álbumes

The Mountain Goats The Mountain GoatsAll Eternals Deck

7.1 / 10

The Mountain Goats All Eternals Deck MERGE RECORDS

Es una pena que el fanatismo integrista haya deprimido hasta tal punto a Jon Wurster, batería de estos, diríamos, renovados The Mountain Goats, que tuvo que abandonar la lectura de los foros sobre el grupo porque sólo escuchaba voces, gritos o lamentos pidiendo que regresaran al sonido lo fi de sus inicios (es decir, que los fans quieren echar a Wurster y a cualquier otro miembro que pretenda convertir The Mountain Goats en una banda de rock alternativo, y mantener a su líder, John Darnielle, como un tótem solitario, desgarrado y mundano). Tenía razón Miqui Puig cuando decía que lo peor de internet es la capacidad congénita del monstruo de generar opinión, porque estamos ante una obra, “All Eternals Deck”, continuista con el sonido más profesional que ya se destiló desde el cambio de sello a 4AD, pero perfeccionada hasta el punto de ser casi conceptual (sin mencionar que Darnielle gusta de unificar títulos de canciones en series como “Going to...” o “Orange Ball”, lo cual ya es de por sí muy conceptista).

Lo que hemos visto aquí es una apuesta desenfadada a lo Mark Olson ( “Damn These Vampires”, hecha para rasgar las vestiduras de los fans de los que hablábamos), accesible dentro de lo enérgico (casi echan espuma por la boca a lo Eminem en “Estate Sale Sign”), y noventera a lo indie, sin rebasar la línea del pecado (se atisba “A Place To Call Home” de Tempest en “Birth Of Serpents”), mezclada con arreglos orquestales muy bonitos ( “Age Of Kings”: sí, es la prueba de que ya no son lo fi) y destellos oscurantistas (el aura misteriosa en “The Autopsy Garland” o los coros de bareto católico de “High Hawk Season”). Una gran obra de lo que se supone que es alguien como John Darnielle, un exprimidor de experiencias vitales, prolífico, con cara de nerd, y con sus obsesiones de siempre. Ahora tocan actores americanos como Charles Bronson o Liza Minnelli, y la consabida lección de que todo puede acabar de la peor manera si uno no echa la vista atrás. De vez en cuando.

Jordi Guinart

The Mountain Goats -- Damn These Vampires

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar