All Dressed Up And Smelling Of Strangers All Dressed Up And Smelling Of Strangers

Álbumes

Micah P. Hinson Micah P. HinsonAll Dressed Up And Smelling Of Strangers

7.6 / 10

Micah P. Hinson  All Dressed Up And Smelling Of Strangers FULL TIME HOBBY

Hay que ser un poco fan de Micah P. Hinson para entender “All Dressed Up And Smelling Of Strangers”. Como disco de versiones no es nada del otro mundo, y ni mucho menos superan sus interpretaciones las piezas originales. Aunque no es de extrañar, cualquiera que intente reinterpretar a Cohen, Elvis, Dylan o los Beatles puede no salir bien parado. Entonces, ¿qué sentido tiene este doble álbum? Básicamente, profundizar un poco en la figura poliédrica y torturada del trobador de Memphis. Esto es como una banda sonora que ilustra los distintos capítulos de su vida. Aquí, cada uno, ad libitum. Si creen que “ Suzanne” habla de la viuda negra que le enamoró (y que, por cierto, casi acaba con él), adelante. O si creen que interpretar algo de Emmy the Great implica que ahí pueda haber un romance oculto, también. ¿Por qué no? Imaginen aunque no tengan pruebas, no se corten. Aquí lo único que se debe tener claro es que ésta es la música con la que el cantautor de gafas retro y pinta de trotamundos se ha formado como bandera del nuevo indie folk (con el permiso de M.Ward y Conor Oberst) o, como mínimo, la que ha adorado apasionadamente a lo largo de su vida.

El disco es básicamente una colección de matices. Sí, hay canciones donde Hinson ha arriesgado, pero la gran mayoría son simples relecturas de las originales. Ese es el caso del tema que abre el álbum, “ Slow And Steady Wins The Race” de Pedro The Lion. Si con David Bazan la canción sonaba melancólica en su relato, con Hinson el matiz es trágico. Lo mismo pasa con “ This Old Guitar” del bueno de John Denver. La versión suena mucho más triste que la original, tal vez por lo que entraña para el cantautor: en varios conciertos de la gira de “The Red Empire Orchestra”, Hinson dedicó esta canción a su padre, con el que estaba en proceso de reconciliación (nuestro hombre viene de una familia conservadora que no llevó muy bien que su hijo se pusiera hasta las cejas día sí y día también, y acabaron por echarlo de casa). En el otro extremo, en el de auténticas revisiones de las originales, se encuentran temas como “ While My Guitar Gently Weeps” de los Beatles. La voz distorsionada, los arreglos disonantes y, en general, un ambiente cargado ofrecen una relectura de lo más interesante del tema de Harrison. En este apartado, también está la divertidísima versión de “ My Way” de Sinatra, donde Hinson va tan apurado cantando que uno no puede evitar acordarse de Sid Vicious destrozándola con sus gruñidos.

“All Dressed Up And Smelling Of Strangers” es el hermano menor de la discografía del cantautor, pero sin ser un paso atrás en su carrera. Tal vez marque un punto de inflexión y ahora Micah comience a experimentar (¿os lo imagináis con unos samplers y siendo abucheado por sus fans de siempre? ¡Qué escena!), pero pondría la mano en el fuego por que no será así. Esto simplemente es un tributo a lo que ha sido su inspiración durante su fulgurante carrera (cuatro álbumes en seis años). Porque, pese a su edad, él es de los de la vieja escuela, de los auténticos. Ahí, fumando como un carretero y hablando sin modulación alguna mientras suelta un número incontable de “fucks”. De esos que tienen una biografía tan marcada por una vida agitadísima que sólo pueden hacer una cosa: contarla.

Gabriel Trindade

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar