A I A: Alien Observer / A I A: Dream Loss A I A: Alien Observer / A I A: Dream Loss

Álbumes

Grouper GrouperA I A: Alien Observer / A I A: Dream Loss

7.9 / 10

Grouper  A I A: Alien Observer / A I A: Dream Loss TYPE

Liz Harris, la gran musa del pop evanescente contemporáneo, siempre entregada y muy prolífica al frente del proyecto Grouper, ha despachado su esperado regreso discográfico con dos álbumes, a razón de cuarenta minutos por barba, publicados por separado, en una estricta edición limitada en vinilo y con sus correspondientes matices de personalidad e identidad, en los que trata de redefinir, una vez más, los parámetros de ese pop gaseoso, volátil, envolvente y reconfortante que caracteriza su trayectoria y que dibuja uno de los episodios más bellos y emocionantes del panorama independiente actual. Dos nuevas muestras, que funcionan mejor cada una por su cuenta que si fueran unidas de la mano en formato doble, de lo que ya se ha convertido en alimento y combustible de vital necesidad para nostálgicos de la bruma shoegazer y huérfanos de la llama ochentera de 4AD.

Poco o nada ha cambiado en este tiempo de silencio. Grouper sigue pivotando alrededor de dos conceptos estéticos y expresivos muy claros: por un lado, la voz misteriosa y lejana de Harris, convertida casi en un mantra disonante más centrado en generar un loop melódico de acompañamiento que en asumir el peso específico del discurso; por el otro, la combinación de atmósferas casi ambient con texturas y recursos de ese pop desenfocado, planetario y de tristeza reconfortante que bebe por igual de Angelo Badalamenti, Cocteau Twins, This Mortal Coil, William Basinski, Brian Eno, Slowdive o My Bloody Valentine, solo por citar a algunos de sus referentes, sean más o menos certeros o evidentes. No se mueve de la ecuación, y bien hecho que hace, pues la fórmula se mantiene álgida y candente; ahora, pues, ya se trata de apelar a los matices y los detalles sutiles para diferenciar este tándem de sus predecesores.

La acción queda dividida en dos frentes muy pautados. “A I A: Alien Observer” se podría decir que representa la cara más flemática y gaseosa de Grouper. Las canciones son más canciones, por definirlo de alguna manera, la voz tiene más protagonismo y las melodías se nos presentan de una forma explícita, palpable, orgánica. ¿Más pop? También. En cambio, “A I A: Dream Loss” asume a las primeras de cambio su papel de reverso oscuro, incómodo y ruidoso. Las partes vocales tienen menos presencia, los juegos de pop ambiental dan paso a drones de feedback más agresivo y la creación de atmósferas y espacios emocionales no busca tanto la comodidad y relajación como cierta inquietud y desasosiego, un proceso tan o más fascinante que el de su disco hermano. Quizás por ello, por su irrefrenable tendencia al tenebrismo, por hacer gala de un halo más hauntology, por tergiversar la idea de canciones y convertirlas en nanas casi fúnebres, porque a veces es más intenso sentirse cerca del lado oscuro, “A I A: Dream Loss” se impone en la pugna final entre los dos títulos.

David Broc

Grouper - Vapor Trails

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar