PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aftertime Aftertime

Álbumes

Roly Porter Roly PorterAftertime

8.8 / 10

SUBTEXT

La publicación el año pasado, vía Planet Mu, de “Cloud Seed” –más una reunión de restos de un naufragio que un álbum-epílogo o recopilatorio al uso– fue el último clavo en el ataúd de Vex’d, un dúo poco prolífico, pero extraordinariamente significativo que le dio alas a finales de la década pasada al dubstep de corte industrial. Hacía ya meses que Jamie Teasdale y Roly Porter funcionaban por separado, preparando los siguientes pasos en su carrera desde sus respectivas madrigueras en Berlín y Bristol. El primero se ha inventado Kuedo, un alias que arrancó con la sombra del dubstep todavía a la espalda y que tiene previsto su espectacular álbum de debut para de aquí una semana, en Planet Mu, orbitando en movimientos complejos y con rítmica irregular alrededor del planeta IDM. Roly, en cambio, es quien mantiene la esencia ponzoñosa de Vex’d en el que es también su primer LP, pero aquí sin bajos hormonados ni breaks de titanio. Al contrario de lo que pudiera haber sido la opción fácil, “Aftertime” se adentra en la zona oscura de la electrónica ambiental, pintada de tonos grisaceos y pausa cinematográfica, apuntillada por texturas herrumbrosas, algún ritmo convulso, frecuencias mareantes y una sensación general de peligro, malestar y enfermedad incurable.

“Aftertime”, digámoslo ya, es un álbum asombroso, no sólo por quedarse con el fondo de lo que fue Vex’d –violencia contenida, negatividad, Apocalipsis–, sino por extirpar cualquier rastro de dubstep y cambiar por completo de paisaje y modos de actuación. Irse a temas como “Tleilax” es descubrir un terreno árido, sembrado de minas, por el que se arrastran notas de electrónica apesadumbrada como un mal viento que barre el suelo de hojas y esparce el polvo por los edificios, de texturas que parecen de guitarra maligna o disparos de metralleta, y que por momento parecen querer prolongarse como drones contagiados de un mal virus ( “Arrakis”, que suena como un gusano arrastrándose por las arenas de Dune, es otro buen ejemplo significativo). Más allá, en “Caladan”, se filtran pianos sampleados, notas en suspensión, aproximaciones a la música clásica. Si nos quedamos en “Kaitain”, los sintes parecen cuerdas sintéticas y no es difícil percibir una influencia de las sinfonías del horror sagrado de Henrik Gorécki. En “Al Dhanab” suena otra vez el desierto y la desesperación con tonos arábigos y más cuerdas sintéticas que funcionarían en películas tipo “Hijos De Los Hombres” o como lectura del Necronomicón, o en un remix del “The Sinking Of The Titanic”, de Gavin Bryars. “Ix”, en cambio, responde a la idea de aislacionismo a la manera del Aphex Twin de “Selected Ambient Works II”, y en “Hessra” parecen querer brotar unos beats techno –bajo control durante todo el disco para conseguir un mayor efecto dramático– que añadirían, quizá, una violencia innecesaria a un disco cuyo efecto es todavía más destructivo, pues se instala en la psique como una lombriz o una bala –¡esa portada!– que perforara el cerebro, germinando en una tristeza infinita o en la muerte. Surgeon dice que es su disco del año. De Surgeon hay que fiarse.

No es la primera vez que Roly Porter se acerca a la música contemporánea –ya lo había hecho remezclando el “String Quartet nº 2” (Nonclassical, 2007) de Gabriel Prokofiev, otro ex productor dubstep con pasión irrefrenable por la composición electroacústica–, pero sí su primer esfuerzo a fondo para extraerle todas las posibilidades a un trabajo de alquimia sonora en el que el objetivo es el contrario al de la obtención de la piedra filosofal: él pretende transformar oro –su estudio de grabación no debe ser barato– en plomo, que es el tono metálico, gris y pesado de este “Aftertime” en el que resuenan influencias de algunos de los productores de electrónica marginal del momento –con escapadas al lado oscuro de la psique, al doom y al noise–, como Ben Frost, Raime y The Haxan Cloak. Aunque más que resonar, Roly Porter lo que ha hecho es establerse como uno más en la familia del mal rollo.

Javier Blánquez

Roly Porter - Aftertime PREVIEW SUBCD002 by Multiverse

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

rormix

Actualidad

Esta página quiere ser el YouTube de los músicos independientes

¿Te cuesta encontrar nuevos artistas en YouTube? Esta app hace el trabajo sucio por ti

leer más
El Erasmus sirve para ligar

Actualidad

Gente importante lo confirma: la beca Erasmus sirve para ligar

Europa sí tiene futuro: un millón de bebés han nacido fruto del amor entre dos Erasmus.

leer más
Cine en 3D no nos gusta más

Actualidad

Alguien tenía que decirlo: el cine en 3D no hace que las películas molen más

"La tecnología 3D no mejora la experiencia de visualización".

leer más
ciegos

Actualidad

Así es como los ciegos podrán moverse por el mundo sin barreras

Desde leer un menú hasta hacer la declaración de la renta, este invento puede ayudar a superar muchas obstáculos

leer más
Top

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Imagen de cabecera de Michelle Tourikian.

leer más
Brock Davis

Historias

Nada es lo que parece: descubre la cuenta de Instagram más mágica del universo

Brock Davis tiene más de 150.000 seguidores en Instagram. Su arte es delicado, divertido y alucinante.

leer más
wave

Historias

4Chan filtra que el iPhone puede cargarse en el microondas, y algunos usuarios se lo creen

La última ocurrencia de 4Chan ha sido difundir el rumor que el iPhone puede cargarse en el microondas.

leer más
astronomia

Actualidad

Estas espectaculares fotos del espacio te harán sentir diminuto

Auroras boreales, eclipses, nebulosas y lluvias de estrellas para recordarnos el fascinante lugar en el que vivimos

leer más
cerrar
cerrar