(A)Spera (A)Spera

Álbumes

Mirah Mirah(A)Spera

8 / 10

Mirah  (A)Spera K RECORDS

Mirah (de nombre completo Mirah Yom Tov Zeitlyn) ejerce de militancias varias. Es lesbiana, convencida. Pacifista y furibunda anti nuclear (se gastó toda la pasta que ganó en un concurso infantil en una manifestación de esta índole). También es ecologista. Y judía, toma ya. No sabemos si practicante o no. Mirah, además, ejerce su fiel militancia en K Records, su sello de toda la vida; una de las casas más exquisitas del indie americano (en la que conviven, entre otros, Jeremy Jay con Tara Jane O’ Neil o Mount Eerie, con Karl Blau). Cinco años después del estupendo “C’Mon Miracle”, Mirah regresa con un disco más ambicioso, en el que trasciende la etiqueta del folk y deja que sus canciones se impregnen de sensibilidades cercanas al jazz ( “Gone Are The Days”) a la samba ( “Country Of The Future”) o al indie universitario ( “The Forest”). Con la siempre decisiva presencia de su fiel productor Phil Elverum, el genio que se esconde tras The Microphones y, en esta ocasión, la ayuda de Chris Funk de The Decemberists) “(A)Spera” es un sofisticadísimo disco de lo-fi (términos, en un principio, contradictorios) que conserva amagos del folk de cámara tan propio de Mirah (el aire medieval de “Shells”, por ejemplo) pero que se hace grande cuando aparecen los arreglos más complejos, más alambicados (como ese violín que se cuela en la preciosa “Generosity” y que se va cargando de una tensión que se prolonga en “The World Is Falling” , ejemplo de canción abstracta de Mirah, con esa distorsión final). Con la rara virtud de parecer sencillas cuando son complejas (la asombrosa “Education” que arranca como indie de manual, con esa guitarra desnuda y la batería y dónde pronto aparecen un vibráfono, los arreglos de cuerdas), de parecer alegres cuando son agrias (los intensos siete minutos de la desoladora “The River”, la mejor canción del disco, dónde está más cerca que nunca del sonido áspero de The Microphones), las canciones de “(A)Spera” son como las páginas arrancadas de un diario. Escuchar este disco es como colarse en la vida de su autora. En sus pensamientos más íntimos. Y descubrir que, en realidad, se parecen mucho a los nuestros.

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar