Sports

Un 'puñetazo' entre compañeros y las brutales estadísticas que explican el atropello de la Juve al Barça

Además de devastadora, esta Juventus es porno táctico

Ni recuerdo para sus hijos ni nada. A Chiellini no le gustó que su compañero Bonucci le pidiera a Messi la camiseta tras el partido mientras el encuentro aún no había terminado. Entre el flamear de banderas azulgrana en agradecimiento al esfuerzo —y más en general a la era Luis Enrique—   y con la victoria en la eliminatoria ya en el bolsillo, Bonucci se dirigió al argentino: Leo, ¿me cambias la camiseta?.

Entonces Chiellini le golpeó el hombro con un puñetazo suavizado pero firme que significaba ¡qué haces, no es el momento!. Aunque finalmente Bonucci se salió con la suya —y Chiellini se llevó la de Suárez—, el gesto simbólico habla del grado de concentración de una muralla llamada Juventus que aterra a sus rivales de semis tras pasarle por encima al Barça en cuartos.

Una serie de datos, recopilados por el portal estadístico Squawka, dan fe de la superioridad bianconera. Bonucci es precisamente el defensa que más ataques ha cortado en estos cuartos de final de todos los equipos que los han jugado. Chiellini ganó el 52% de duelos que los atacantes del Barça le propusieron. Entre los dos sumaron nueve intercepciones, cinco rechaces y dieciseis despejes.

Todo dentro de una confianza defensiva que evidencia el dato de que el 19% de veces que la Juve tocó el balón fue dentro de su área. El tercer central extra, Barzagli, frustró cinco ataques culés en los 16 minutos que jugó. Los tres conforman la llamada BBC italiana, granítica como ella sola.

Y casi le dio la razón al técnico Allegri, que tras el partido dijo que tenía la sensación de que podía estar un día entero jugando ese partido sin que el Barça les marcase gol.

El muro juventino propició que el Barça probase suerte sin puntería alguna. En toda la segunda parte no chutó entre los tres palos de Buffon, que nunca ha ganado la Champions. De hecho, Messi nunca le ha marcado un gol al portero italiano en los tres partidos en los que se han enfrentado.

La Juve lleva 531 minutos sin recibir un gol en esta Champions League, donde en diez partidos solo le han marcado dos veces.

Pero no solo atrás estuvo la clave. Dybala hizo bien el 88% de pases que intentó, vital para no perder el balón rápido y generar peligro en la propia área. Y si no, que le pregunten al PSG. Pjanic y Khedira fueron especialmente efectivos, con siete despejes y quince tackles en el centro del campo.

Fue el equipo italiano quien forzó una noche barcelonista horrible. Basten un par de datos para ilustrarlo. Suárez no tiró a puerta. Neymar perdió el balón 46 veces, más que ningún otro jugador en esta edición del torneo. Y Alcácer, llamado a ser un cuarto delantero desequilibrante en el último tercio de partido, solo hizo bien un pase en los 32 minutos que jugó. No creó ninguna oportunidad de gol y en total solo tocó 7 balones.

La Juve es el tercer equipo en toda la historia que deja al Barça a cero en la ida y la vuelta. Antes solo lo consiguieron el United en 2008 y el Bayern en 2013.

¿Será Cardiff el escenario del tercer trono continental de la Vecchia Signora? Madrid, Atlético y Mónaco intentarán que no.

[ Vía Squawka]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar