PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Tragedia Chapecoense: el periodista que prefirió ayudar en vez de grabar

H

 

“Comencé a ver cuerpos. Los rescatistas pidieron ayuda para sacar a un superviviente. Ahí entendí que se había acabado lo de grabar"

Omar Naboulsi

02 Diciembre 2016 13:32

David Blandón hizo lo que le pidió el corazón. Este estudiante colombiano de Comunicación Social fue de los primeros en llegar a Cerro Gordo, donde colisionó el avión en el que iban los integrantes del Chapecoense. Llegó allí caminando entre frijoles, sin linterna y guiándose por las voces de los rescatistas.



A Blandón, de 24 años, no le dio tiempo de ir a buscar la cámara hasta la oficina de MiOriente.com, el medio de comunicación en el que lleva un año trabajando. En su lugar, Blandón cogió la Canon T5 que tenía en su casa.

Cuando se encontraba a pocos metros del avión escuchó las órdenes del jefe de bomberos de Rionegro. Al instante encendió la cámara. Sin embargo, cuando escuchó que los bomberos hablaban de muertos apagó la cámara.

No lo dudó, prefirió ayudar a las víctimas de la tragedia a grabar todo.



Exactamente gritó: "¿Qué hay qué hacer comandante?”. Le entregaron unos guantes. “Comencé a ver cuerpos. Los rescatistas estaban pidiendo ayuda para sacar a Jackson -portero suplente de Chapecoense, supervivientes de la tragedia-. Ahí entendí que se había acabado lo de grabar, que no iba a sacar la cámara”, aseguró Blandón en la Revista Semana.

En ese momento, Blandón no sabía que Jackson era el portero del Chapecoense. El periodista y siete rescatistas más comenzaron a descender la montaña con Jackson a cuestas con una pierna nota y perforación de pulmón. Hicieron todo lo posible para que se mantuviera consciente



“Prácticamente tocaba bajar sentados y arrastrados, para que no se nos fuera a caer. Jackson es muy grande. El único relevo que teníamos era la persona que alumbraba con linterna”, relata Blandón. Más de 20 minutos duró el traslado del jugador hasta el punto en el que esperaba la ambulancia.

No quedo ahí la cosa, Blandón volvió al avión para ayudar a la azafata Ximena Suárez, otra de las supervivientes. Simplemente supo interpretar que tenía que ayudar a la gente que lo necesitaba, aunque no fuese exactamente su trabajo.

share