PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

El subidón que te da tu equipo no es muy diferente al que sientes cuando te enamoras

H

 

Investigadores afirman que los circuitos cerebrales que se activan en uno y otro caso son los mismos

Omar Naboulsi

21 Marzo 2017 16:25

Los estadios de fútbol son viscerales por naturaleza. Amor por unos colores y, a veces, odio instantáneo por el equipo que haya delante. Dos horas de gritos, ánimos y entrega por una entidad de la que los aficionados se sienten parte. Aunque esta identificación por un club llega a su punto álgido durante los partidos, se trata de un sentimiento que está ahí las 24 horas del día, 7 días a la semana. Algunos incluso la comparan con tener pareja.

Ahora una investigación de la Universidad de Coimbra (Portugal) ha demostrado que la pasión que algunos hinchas sienten por el fútbol es muy parecida al sentimiento de una persona que está enamorada.



Según el comunicado del centro, los científicos Catarina Duarte, Miguel Castelo-Branco y Ricardo Cayolla realizaron un estudio donde concluyeron que los circuitos cerebrales que se activan en el amor romántico son los mismos que en el caso de los aficionados al fútbol.

En la investigación han participado aficionados del Académica de Coimbra y del Oporto en un grupo formado por 54 hombres y dos mujeres de entre 21 y 60 años.

Durante las pruebas se enfrentaban a situaciones que generan emociones positivas en el fútbol, como un gol, una buena jugada o un remate de categoría. En esos momentos se les activaban las regiones del córtex frontal liberando dopamina.

"Hemos podido comprobar que los sistemas neuronales que se activan son muy semejantes al del amor romántico", ha dicho Castelo-Branco en una comparecencia ante los medios. La amigdala cerebral, encargada de regular las emociones, se activa incluso más en los aficionados que en personas enamoradas.



El científico también explica que esta pasión por el fútbol puede llegar a convertirse en una obsesión (tal y como suecede con el amor) que llega afectar al comportamiento racional, dando lugar al fanatismo.

En los próximos dos años se realizará una investigación más profunda para medir el grado de pasión por el fútbol y ver su relación con el del amor romántico. Los científicos ya han adelantado que los hinchas pasarán pruebas como elegir entre ir solos al fútbol o acudir al cine con su pareja. Ahí se verá lo poco cinéfilos que son los futboleros. O no.

share