PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Una excusa para demostrar coraje: los orígenes militaristas del fútbol americano

H

 

Ningún soldado tuvo nunca un entrenamiento más exigente que un jugador de fútbol americano

Omar Naboulsi

02 Febrero 2017 15:21

Más allá de las normas para proteger a los jugadores, el fútbol americano es un deporte durísimo en el que continuamente se ven acciones violentas. A veces demasiado. Quien no se haya dado cuenta, podrá verlo el próximo domingo en la Super Bowl LI.

¿Pero por qué tantos golpes y tan gratuitos? En los conflictos bélicos está la respuesta.



Un sábado de invierno de 1869 un grupo de universitarios de Rutgers y Princeton jugaron en Nueva Jersey un partido de fútbol con "reglas modificadas" que acabó siendo un nuevo deporte, aún con la Guerra de Secesión muy presente. Por ese motivo el lenguaje militar está incrustadísmo en el fútbol americano.

Los “ataques relámpago” o las "guerras de posiciones” son expresiones que están a la orden del día, al igual que en todos los partidos haya generales (entrenadores) y mariscales (quarterbacks) que guíen a sus compañeros.

Aunque el boxeo y el béisbol primitivo eran los deportes mayoritarios en EEUU cuando acabó la guerra civil en el 1865, el fútbol americano obtuvo un gran reconocimiento por la mentalidad de una sociedad asociada al espíritu de sacrificio y la entrega heroica.

El primer partido que se jugó, ya comentado antes, tenía pocas normas y la mayoría eran copiadas del fútbol europeo, aunque ya había rasgos del fútbol americano actual, como el honor, la valentía y la fortaleza.



El balón era sólo una excusa para una buena pelea. "Los jugadores buscaban demostrar ante sus rivales el coraje y la masculinidad que sus padres y hermanos mayores habían dejado como legado en el campo de batalla", escribió el historiador Allen Guttmann. No es ninguna tontería. En 1905 murieron 18 jugadores y 159 sufrieron lesiones gravísimas.

Este deporte también llamó la atención de los militares y muchos de ellos lo consideraron una forma de preparación para la próxima guerra. "Ningún soldado tuvo alguna vez un entrenamiento más intensivo y exigente que los jugadores de fútbol americano", dijo una vez Charles Daly, entrenador de la Academia Militar de West Point en Nueva York.



De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial, algunas operaciones del ejército de Estados Unidos llevaron el nombre de “Goalpost” (poste de gol) y “Varsity” (equipo universitario). Además, durante la Guerra de Vietnam, un ataque aéreo se realizó bajo el código “Linebacker", que es una posición defensiva del fútbol americano. Curiosas sinergias.

share