PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Pintando héroes de la clase obrera: la historia del primer cuadro sobre fútbol

H

 

Temporada 1894-95. Los clubes protagonistas aun existen

Ignacio Pato

11 Octubre 2017 18:23

Puede que las clases altas inventasen las reglas del fútbol. Las élites pensaban que este deporte vendría a reforzar la salud y por tanto la productividad de los obreros decimonónicos que abarrotaban las fábricas inglesas.

La demanda de profesionalización y el juego de los futbolistas de las regiones norteñas donde se trabajaba duro y con frío, como Tyne and Wear, Lancashire o las Midlands, fue sin embargo cobrando protagonismo. Tanto que en 1883 llegaría la que seguramente sea la primera victoria de clase de la historia del fútbol, cuando el Blackburn Olympic le ganó la FA Cup a los alumnos de Old Etonians.

Las clases pudientes, mitad asustadas por las patadas y empujones y mitad desmotivados por la falta de interés en ser pagados por jugar, se refugiaron en el rugby.


LEE MÁS Así le robaron el fútbol los obreros a los pijos


Los clubes comenzaron a cobrar entrada, con ese dinero pagaban y fichaban jugadores, que a su vez podían ganarse la vida de manera menos feroz que en la cadena de trabajo. Para 1895 la FA Cup -hoy la competición de fútbol más antigua en activo- ya llevaba un cuarto de siglo funcionando y la Football League, la liga más vieja del mundo, lo hacía desde 1888.

El 2 de enero de 1895 jugaban un partido liguero el Sunderland y el Aston Villa. En realidad, era un partidazo: entre los dos se habían repartido las últimas cuatro ligas, a razón de tres los locales y una los villanos. Es más, esa temporada 1894-95 uno acabaría como campeón de liga y el otro alzaría la FA Cup.

Aquel partido fue histórico: dejó el primer cuadro basado en fútbol -tal como lo conocemos hoy- de la historia.



Se llama "The corner kick" y su autor es Thomas Marie Madawaska Hemy. Actualmente puede verse en la entrada del Stadium of Light del Sunderland. Mide más de tres metros y medio de largo y más de dos y medio de altura.

El partido acabó en cuestión acabó en empate a cuatro, y fue posteriormente la directiva del Sunderland quien encargó a Hemy la obra para celebrar el título de liga.

Tres detalles nos transportan rápidamente a ese fútbol casi fundacional. Las gradas muy verticales y atestadas continuarían casi hasta mitad del siglo XX, en la época de "The corner kick", el estadio del Sunderland se llenaba con 20.000 espectadores dando buena muestra del caracter popular que había alcanzado el deporte en poco tiempo. Los montones de paja tras la línea de fondo desvelan el truco contra el mal clima inglés, concretamente para mantener el hielo a raya en la medida de lo posible. El portero, por último, vestía igual que el resto de sus compañeros: se ven once uniformes a rayas del Sunderland.

Los postes de madera y el área de gol semicircular también cambiaron con el tiempo.

Lo que quedará para siempre es que fue la primera vez que alguien pintó a unos nuevos héroes de la clase obrera.


LEE MÁS Más guapos pero más tristes: así modela el fútbol al hombre


share