PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

El curioso caso del tren que atraviesa un estadio en pleno partido de fútbol

H

 

Un hincha de este club eslovaco grabó el momento hilarante de querer seguir el juego con la humareda del tren

Omar Naboulsi

20 Julio 2017 12:06

El TJ Tatran Cierny Balog de Eslovaquia no tiene a los mejores jugadores del mundo. Ni siquiera tiene instalaciones para acoger un partido de fútbol profesional. La afición de este club amateur tampoco es demasiado numerosa, pero su estadio tiene una peculiaridad que lo hace único en el mundo: pueden presumir de tener al carrilero que hace más kilómetros del mundo, y encima no se cansa.

En una de sus bandas, bien pegada a la grada, hay una vía por la que pasa un tren a vapor. No hay restricción de horarios, aunque se esté jugando un partido los vagones atraviesan el césped sin cortarse.  



En los vídeos grabados por los aficionados se aprecia perfectamente como el tren pasa mientras los jugadores se disputan el balón. Pese a que la humareda impide por momentos que los espectadores puedan seguir el partido, el paso del tren es el momento de delirio máximo en la grada y aficionados y pasajeros se saludan en un momento mágico.

Mención especial para el maquinista, que se viene arriba duda saludando a la grada y haciendo sonar la bocina de la locomotora.



Al tren de Cierny Hron le llaman el "Gran Negro". Desde 1898 a 1982 transportó la madera y los empleados de los aserraderos de la comarca. Diez años después del cierre de la línea, en 1992, este ferrocarril se declaró patrimonio cultural por petición popular. Es más, se restauraron los 17 kilómetros del trazado que separa Chvatimech y Cierny Balog para completar un recorrido cultural a los visitantes de esta región montañosa del noreste de Bratislava.



Pero, ¿por qué pasa por el medio de un estadio?

Tiene su explicación lógica, ya que durante los años que la línea estuvo cerrada fue construido el campo del TJ Tatran Cierny Balog. La rehabilitación de la vía no fue ningún problema ni para el club ni para la empresa ferroviaria.

Así es como un estadio amateur se ha convertido en una atracción turística de primer nivel, aunque el tren por el que se ha hecho famoso solo pase 4 veces al día.



share