Sports

A tu jefe le gusta que hagas deporte

Spoiler: no es por la tableta que luces en verano

Aunque a simple vista no lo parece, el ejercicio y los directivos de las grandes empresas tienen una estrecha relación. Es más, el deporte es el que debe dar chispa al motor del hombre de negocios actual y a sus trabajadores.

Del sofá de casa a la silla de la oficina, de la oficina a pelearte por un asiento en el metro y luego a calentar el taburete de cualquier bar durante horas. Con estas rutinas, el deporte se ve reducidísimo, un tema que los peces gordos de la economía mundial han debatido en el Foro Davos, donde también había instalada una sala con máquinas y todo tipo de material deportivo.

Para ellos es tan importante que sus trabajadores mantengan un buen estado físico como el éxito que tienen en sus negocios. Cuanto más sana esté una persona, mejor rendirá en su puesto de trabajo, así que el deporte sirve para evitar costes en las empresas.

Chip Bergh lo tiene claro. A parte de sus empleados, los directivos también deben estar en forma. A sus 59 años, es el hombre que ha liderado el resurgimiento de Levi Strauss  . Es vegano, triatleta y sale a correr cada mañana, dedicando entre 12 y 14 horas a la semana a hacer deporte.

Según él, su éxito empresarial es gracias al ejercicio. Se cargó a 10 ejecutivos de la compañía e impuso recortes drásticos en varias secciones. Si no fuese por el deporte, jamás hubiera tomado esas decisiones. "Creo firmemente que el deporte ayuda al rendimiento. En mi caso, cuando me siento sano y hago ejercicio, me alimento bien y descanso lo suficiente soy mucho más productivo en el trabajo", dijo Bergh en la BBC.

No solo se dedicó a echar a gente, también estableció un programa para los empleados en el que tienen acceso a un gimnasio propio a cambio de una cuota baja y una cafetería dedicada a la alimentación saludable en la sede de la empresa.

Los directivos saben que los propios empleados empezarán a solicitar este tipo de servicios. Según un estudio de la Consultora Deloitte, en apenas cinco años se espera que los millennials conformen el 75% de los empleados en el mundo, y es muy probable que exijan infraestructuras para hacer ejercicio. Lo de pedir que haya parking o 5 minutos para el cigarro ya está pasado de moda, ahora se prefiere un gym.

Tanto es así que hay empresas donde existen normas internas deportivas. En la multinacional Technogym está prohibido coger el ascensor (a menos que alguien tenga una lesión o condicionante) y no hay sillas en las salas de reuniones, en su lugar hay balones suizos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar