Sports

Cuando tu novia son once tíos

Os conocéis casi desde que naciste y te llevan sudando las manos todo el día

Alarma de mierda. Me la dejé puesta y es sábado fijo.

No. No me jodas. Martes, primer día laborable tras un fin de semana largo gracias a los Mártires de Chicago.

Día hábil le llaman también a esto. Te tienes que reír.

De pronto, caes. Unas pocas neuronas surcan la viscosidad de tu cerebro y te tratan como a lo que eres, una especie de perro de Pavlov venido a más. Es martes, pero martes de mayo y ya no duermes con sudadera en esa cueva de Altamira que llamas casa. Esto solo puede significar una cosa.

*****

Alguien te dirá que significa que juega el Atleti contra el Madrid. Suspenso.

Otro puntualizará que son semifinales de Champions, partido importante. Manifiestamente mejorable.

Podría decir otra persona que el Atleti se juega la temporada. No es mentira pero la frase sigue siendo como comerse un plátano con cuchillo y tenedor.

No. Esta noche hay una cita.

*****

Sabes, ¿no? Ese retrasito de varios segundos cuando te hacen alguna pregunta en el trabajo. Esa poca gana de meterte en debates en la oficina porque hoy sí o sí tienes que salir pronto. Esa facilidad con que te timan con el cambio del cortado de media mañana. Esos días en los que tu equipo hace magia y te convierte, a ojos de los demás, en una persona moderada, cabal, insulsa, aborrecible, rajoyesca.

Manos sudadas. Miradas compulsivas al móvil. Pantalla resobada. Nada, no hay novedades.

¿Las 12 de la mañana todavía?

*****

Cómo puedes ser tan viejo y tan histérico a la vez. Ya has tenido citas como la de esta noche, piensas para tranquilizarte. Autoconfianza, te repites, podemos conseguirlo. Tu cabeza hace un rewind interesado. El 0-4 en una pocilga verde en el 87, Rodax redondeando un 0-3, Futre y Schuster poniendo a Buyo en su lugar en el 92. Hasselbaink, Albertini, Mono Burgos, Miranda, Tiago, Griezmann. Los cuatro últimos derbis sin perder en el Bernabéu.

Como de cabal tienes poco, antes de comer ya te has tomado tres cafés y empiezas a ser ese niño que, en el coche de tu padre, al pasar despacio por un accidente en carretera no deja de mirar entre los amasijos a ver si consigue ver al muerto. O sea, empiezas a pensar en la final de Lisboa, en el gol de Chicharito y en los penalties de Milán.

Te pones del hígado. Estás en ayunas pero tus ojos ya son dos latas de cerveza.

*****

Una chica francesa me dijo hace unos meses que para ella la relación con su equipo era como una relación de pareja. Que si la otra parte no responde, o rinde por debajo de lo esperado, se cabreaba.

A nuestra novia, los del Atleti no podemos quererla más. Y ella se siente querida. Y nos corresponde. Hoy, tanto tiempo después, estamos igual de nerviosos que cuando la conocimos.

Las habrá más guapas.

De hecho esta noche hemos quedado en un sitio caro, donde cenan todas las top models europeas.

Puesmuybien. Será un buen escenario para repetir eso que ya sabemos los dos: 'Nada más que tú'.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar