PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Matadores y bombarderos: 12 momentos inolvidables de los mates y triples del All Star

H

 

El calentamiento que necesitas para el fin de semana de las estrellas

Omar Naboulsi

17 Febrero 2017 13:16

Este fin de semana vuelve el All Star de la NBA y con él los concursos que hacen salivar a los espectadores. Rachas increíbles de triples y saltos que desafían las leyes de la física son el plato fuerte de unos días donde el mejor baloncesto del planeta se hace un espectáculo.



De los vuelos ochenteros de Jordan a la belleza de los mates de Vince Carter a principios de los dos miles, pasando por la muñeca de Curry en la actualidad. Aquí una dosis concentrada de la magia de los concursos del All Star que este año se disputa en Nueva Orleans:

Julius Erving (1976): hablar de mates es hablar del Dr. J. Fue el percusor de un estilo de machacar el aro que marcó a a toda una generación. El Jordan antes de que apareciera Jordan dio una clase magistral de como dominar un concurso de mates completando 5 dunkeos en 2 minutos en la antigua ABA. Brutal.



Spud Webb (1986): ya en los 80 hubo un loco bajito que se atrevió a desafiar el reinado de los aires de Michael Jordan y Dominique Wilkins. Desde su 1,68m de estatura, Webb le quitó un concurso de mates a su compañero Wilkins. Nadie hasta ese momento creía que alguien tan bajito haría un mate de 360º.



Larry Bird (1986): ese mismo año se celebró el primer concurso de triples de la historia con Larry Bird como máxima estrella. La leyenda Celtic acabó con 22 puntos y una racha de 11 tiros consecutivos anotados para ganar el primero de los tres concursos que ganó... con la chaqueta del chándal puesta.



Jordan vs Wilkins (1988): sin embargo, si hablamos de concursos en los 80, el de mates de 1988 se lleva la palma. Considerado como uno de los mejores de la historia, se enfrentaron la fuerza bruta de Wilkins y la plasticidad de Michael Jordan.

Tras una ronda de mates criminal, Jordan ganó el concurso con un mates que ya es parte de la cultura popular. A mitad de vuelo desplegó sus piernas conformando una silueta que se convertiría en un icono. A medida que se fue acercando al oro comenzó a inclinar su cuerpo hacia adelante, para terminar hundiendo la pelota en el aro. Aquel vuelo acabó siendo la imagen publicitaria definiría a Air Jordan, cómo se le llamó definitivamente con Nike.



Kenny Sky Walker (1989): se presentó en Houston tres días después de perder a su padre. Sin embargo, el jugador de los Knicks quería dedicarle el triunfo en el torneo de mates y completó dos mates con el balón en el antebrazo que han pasado a la historia.



Dee Brown (1991): en los 90, los consursos sufrieron un bajón por la falta de creatividad, pero a Dee Brown las ideas le sobraban. El base de los Celtics se presentó al torneo con unas llamativas botas de color negro de la marca Reebok y antes de cada mate inflaba las botas pulsando un dispositivo de la lengüeta. Su mate final, previo pumping de sus Reebok Pump, fue tapándose los ojos, lo que le dio la victoria, más por la originalidad que por la dificultad.



Craig Hodges (1991): en ese mismo All Star de Charlotte, Craig Hodges consiguió la mejor racha de tiro en los concursos de triples: metió 19 seguidos. Nadie ha podido acercarse a la marca de este tirador que ganó tres concursos de triples.



Kobe Bryant (1997): antes de que Kobe se convirtiese en uno de los mejores jugadores de la historia y los concursos estuviesen dos años sin celebrarse porque no daban más de sí, la Mamba Negra dejó claro a todo el mundo que no haría carrera solo tirando a canasta. Vaya exhibición de muelles.



Vince Carter (2000): el nuevo milenio cambió el paradigma de los mates. Para muchos, el mejor concurso de la historia sin discusión. Una explosión de originalidad y físico: giros de 360 grados, alley oops, trucos de todo tipo en el aire... Carter innovó pasándose la bola entre las piernas y metiendo el codo dentro del aro, convirtiéndose en un ídolo de masas.



Gerald Green (2007): aunque la NBA haya pasado unos años donde los mates ya no interesaban por el bajo nivel de sus participantes, Gerald Green dejó el listón muy alto con su actuación en 2007. Probablemente, Green sea el mejor matador que haya pisado una pista NBA, de hecho, pertenece al colectivo de dunkers Team Flight Brothers. No tiene rivales en la liga matando el balón, literalmente.



Stephen Curry (2015): el año en que Curry se destapó ganando el MVP de la Temporada y el anillo de campeón de la NBA también se llevó el concurso de triples con una racha de 15 tiros anotados consecutivos. Tras perder el año pasado ante su "Splash Brother" Klay Thompson, ha decidido no presentarse esta temporada. Una pena.



Gordon vs LaVine (2016): por último, el año pasado el universo pudo ver otro concurso de mates que ha pasado a historia. Rivalizando ante los de 1988 y el 2000, Aaron Gordon y Zach LaVine hicieron que el público se volviese a emocionar con esta competición.

LaVine se llevó su segundo concurso consecutivo con polémica, ya que Gordon consiguió hacer uno de los mejores mates jamás vistos pasándose el balón por debajo del trasero mientras se suspendía "sentado" en el aire. Este fin de semana tendrá la oportunidad de campeonar.





share