PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Florentino Pérez tiene en contra a los campesinos de Guatemala

H

 

Una construcción hidroeléctrica de la empresa del presidente del Real Madrid ha dejado sin agua a 50 comunidades indígenas

Omar Naboulsi

22 Febrero 2017 13:27

El presidente del Real Madrid se ha ganado el odio de parte de los campesinos guatemaltecos. Centenares de indígenas quekchís de Santa María Cahabón, al norte de Guatemala, han protestado frente a la embajada de España contra la construcción de dos hidroeléctricas del Grupo Cobra-ACS, propiedad de Florentino Pérez y que han dejado sin agua a unas 50 comunidades.

Un dirigente de las comunidades afectadas, Bernardo Caal, dijo a los periodistas que la manifestación ha sido convocada porque estas construcciones han perjudicado a todas las poblaciones que dependen directamente del río Cahabón, en el departamento de Alta Verapaz.

La protesta recorrió pacíficamente las vías de la capital donde se ubican la Casa Presidencial, la Corte de Constitucionalidad, la Corte Suprema de Justicia y, obviamente, la embajada de España en Guatemala.



Caal también explicó que los afectados exigen una consulta popular para que las comunidades indígenas decidan si están de acuerdo con la construcción de los proyectos hidroeléctricos en sus poblaciones. El pasado mes de octubre ya denunció que se construyó un túnel de al menos 10 kilómetros por donde pasa ahora el caudal del Cahabón.



Las construcción de las hidroeléctricas, llamadas Oxec I y Oxec II, fue detenida el pasado 17 de febrero por la Corte de Constitucionalidad por no haber consultado a los indígenas, pero la empresa ha seguido levantando el complejo hidroeléctrico que tendrá un coste de unos 270 millones de dólares y se extiende a lo largo de 30 kilómetros del Cahabón.

Estos levantamientos y la actividad minera en Guatemala se ejecutan en medio de protestas ambientalistas, campesinos e indígenas que se oponen a la explotación de minerales y a la construcción de proyectos que suponen una amenaza para los recursos naturales y las comunidades autóctonas.



“No a la minería” y “exigimos consultas” son algunas de las pancartas que los manifestantes lucen, mientras que las mujeres llevan sobre sus cabezas unos recipientes de plástico vacíos en señal de que los proyectos hidroeléctricos las han dejado sin agua.




share