Sports

Un árbitro saca la pistola y las esposas en medio de un partido

Es policía y dice que actuó "en cumplimiento de la ley" cuando un futbolista le agredió

Faltaban unos 15 minutos para el final de un partido de la Liga Passense de Brasil cuando el árbitro Camilo Eustáquio de Souza señaló un penalti contra el Industrial. Los jugadores protestaron y uno de ellos agredió al colegiado.

La respuesta del colegiado no se la esperaba nadie: fue al banquillo, abrió su mochila y sacó una pistola y unas esposas para increpar a Marcos Lopes Vieira, que le había pegado un puñetazo.

Lógicamente, el futbolista se fue del estadio Starling Soares de Passos en cuanto vio el arma. La incredulidad y la confusión generalizada invadieron a los jugadores del Oriente de Passos e Industrial, por lo que suspendió el partido.

El árbitro se ha excusado diciendo que es policía militar y que sacó la pistola en "cumplimiento de la ley", ya que hubo un delito de lesiones  y tenía pensado llevarse detenido a su agresor. Tal y como ha explicado para GloboEsporte, De Souza ha denunciado a Lopes Vieira y se ha llevado otra denuncia por parte del entrenador de Industrial.

"No hubo ninguna exageración, porque la exageración sucede cuando hay un exceso. Si usted tiene en cuenta la supremacía del interés público sobre lo privado, y los derechos policiales, no hay exceso. Traté de detener a un ciudadano infractor, es lo que me pide la ley", argumenta De Souza, que lleva 20 años pitando.

El presidente de la Liga de Passense, José dos Santos Vítor, ha salido al paso para decir que el informe del partido se está analizando.

No hay fecha de reanudación del partido ni visos de que el árbitro vaya a ser sancionado. De momento.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar