PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Zozulya refunda un histórico soviético con la derecha ucraniana

H

 

El jugador rechazado en Vallecas por su apoyo al fascismo ucraniano vuelve a la carga. Ahora de la mano de militares con asiento en el parlamento

Ignacio Pato

26 Junio 2017 14:24

Puede que Roman Zozulya haya encontrado la solución a una situación en la que él mismo se metió. El delantero ucraniano lleva sin jugar un minuto desde el 22 de enero, cuando estaba en el Betis. Una semana después, Raúl Martín Presa intentó ficharle para el Rayo y la masa social del equipo del sureste de Madrid se opuso a su llegada.

Su connivencia con la extrema derecha de su país, como explicamos aquí en uno, dos y hasta tres artículos, chocaba frontalmente con la historia y valores populares y antifascistas de la franja vallecana.

Después de que otros clubes desestimaran su fichaje, ahora Zozulya ha fundado su propio club, aunque con particularidades que no se nos deben escapar. El 'invento' en cuestión tiene el nombre de FC Dnipro-1, y comenzaría la temporada que viene la liga en segunda división de Ucrania. Se trata, según el propio Zozulya, de una refundación del histórico Dnipro Dnipropetrovsk.



Conocido popularmente como Dnipro, el club blanquiazul fue fundado un año después de la Revolución Rusa y estuvo tradicionalmente asociado al sector metalúrgico. Consiguió dos ligas, 83 y 88, poco antes del colapso soviético, siendo el equipo ucraniano más laureado de la URSS, tras el inalcanzable Dinamo Kiev. En 2015 fue finalista de la Europa League -perdió contra el Sevilla en Varsovia-, pero a partir de ahí el descalabro económico, con impagos y hasta prohibiciones de la UEFA de jugar competición internacional, ha hecho que el este año le descendiesen de categoría.

Zozulya ha dicho que su nuevo Dnipro-1 "es el mismo equipo, pero con personas nuevas al mando", que calcula que en dos años ya esté jugando en Primera y que pronto sea conocido simplemente como Dnipro. Eso sí, no ha aclarado si él mismo jugará en el equipo. Y no a todos los aficionados del histórico club ha gustado: muchos aseguran que a quien seguirán animando es, quizá más que nunca por su situación, al Dnipro de siempre.

Lo interesante viene cuando Zozulya, en su post de Facebook, agradece especialemente su ayuda a Yuri Bereza. ¿Quién es?

Yuri Bereza es la cabeza visible del nuevo Dnipro-1, y a la vez diputado en el parlamento ucraniano desde 2014 por Frente Popular, un partido de derecha populista creado por miembros de Patria, a su vez liderado por Yulia Timoshenko. De Frente Popular procedía el primer ministro del país entre 2014 y 2016, Arseniy Yatsenyuk. Haciendo equilibros entre el proeuropeísmo y la rusofobia, Yatsenyuk fue el impulsor de la idea de poner una alambrada en la frontera con el país vecino, aunque finalmente no se llevó a cabo. En su gabinete entraron nada menos que tres ministros del partido de extrema derecha Svoboda. Bereza, por su parte, no es solo un diputado, también es un veterano militar.



Sí, en Ucrania hay militares en el parlamento. Y, como en el caso de Bereza, su procedencia no parece siempre la más limpia. Bereza, antes de sentarse en la Rada, fue comandante del batallón de voluntarios Dnipro-1 (ups, ¿coincidencia con el nombre del nuevo equipo?), también conocido como Batallón Kolomoyskyi por su mecenas, uno de los mayores oligarcas del planeta según Forbes. Rusia pide la inclusión de Ihor Kolomoyskyi en la lista de Interpol por su presunta ayuda a esta y otras milicias paramilitares como Azov o Aidar.

El Dnipro-1, el batallón comandado por Bereza, fue puesto en la picota por Amnistía Internacional por bloquear ayuda humanitaria. El hoy diputado se enorgullece de un pasado como "disidente soviético" por negarse a aprender en la escuela los versos de un héroe nacional el poeta Mayakovski, gusta de dejar alguna que otra amenaza de muerte a colegas parlamentarios y ha estado de viaje en Washington buscando fondos para los paramilitares de Kiev.

Parece que, como si de un Gatopardo a la ucraniana se tratase, todo cambia para que nada cambie en el "patriótico" círculo de Zozulya.

share