PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

La última víctima mortal de la "maldición" de Invictus

H

 

Nelson Mandela los bendijo y Clint Eastwood los llevó al cine, pero los verdaderos protagonistas de 'Invictus' están tocados por la muerte

Omar Naboulsi

07 Febrero 2017 13:03

A Joost Van der Westhuizen se le conocía como el Golden Boy de Sudáfrica. Uno de los mejores jugadores de la historia del país africano ha muerto después de sufrir durante 5 años Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).



Con 45 años ha fallecido el jugador al que siempre se le recordará por su defensa sobre Jonah Lomu en la final del Mundial de 1995 con dos costillas rotas. Sí, aquel Mundial donde Nelson Mandela celebraba cómo la selección triunfaba y millones de ciudadanos, blancos y negros, salían a festejar el principio del fin del apartheid.

Un movimiento deportivo y político que John Carlin plasmó en su libro El factor humano, al igual que en su adaptación al cine por parte de Clint Eastwood con Invictus.



Casi 22 años después de aquel Mundial, por hache o por be muchos de sus protagonistas han sufrido una serie de desgracias fuera de lo común, lo que hace pensar que están sufriendo una maldición.

Empezando por la muerte en noviembre de 2015 del jugador que extendió el rugby por medio mundo, el ya mencionado Jonah Lomu . Aquella bestia neozelandesa perdió la vida a causa de los problemas renales que llevaba arrastrando desde hace 15 años.

Algunos de sus compañeros All Blacks tampoco acabaron muy bien. A Marc Ellis le pillaron en 2005 comprando éxtasis, mientras que Norm Hewitt y Robin Brooke se vieron atrapados en el alcoholismo. De hecho, Brooke estuvo a punto de acabar en la cárcel en 2010 cuando estaba de vacaciones en Fiji, ya que manoseó a una menor de 15 años y fue denunciado por ello.



Su hermano mayor Zinzan, titular con Nueva Zelanda en aquel Mundial, no corrió mejor suerte. En 2007 tropezó con la puerta de un taxi en Elche (España), se golpeó contra la acera, sufrió una fractura craneal y tuvieron que operarle. Logró recuperarse y evitar secuelas, pero la ruina le siguió acompañando. Unos años después montó un restaurante junto a su mujer en Inglaterra y acabó en la bancarrota.

A los jugadores del equipo sudafricano tampoco les fue demasiado bien. Japie Mulder fue condenado a tres años de prisión por el intento de violación a una estudiante, Ruben Kruger falleció a los 39 años en 2010 por un tumor cerebral y el propio Westhuizen perdió la movilidad y el habla por culpa del ELA. Además, Tinus Linee también murió en 2014 por una extraña enfermedad degenerativa y André Venter sufre una en la actualidad.



Esta coincidencia médica provocó que la cadena de televisión France 2 iniciara una investigación. Los doctores consultados apuntaban que las extrañas enfermedades podían tener hasta tres posibles causas: el abuso de sustancias dopantes como la vitamina B12 (que el capitán sudafricano François Pienaar admitió haber empleado), el uso de pesticidas químicos del césped en sus campos de entrenamiento y los choques violentos propios del rugby durante toda su carrera.


share