PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

La Vuelta a España dice adiós con reservas a los besos de las azafatas

H

 

Una acción aplaudida en favor de la igualdad de género en el ciclismo español queda empañada con las declaraciones rancias de su director general

Omar Naboulsi

19 Julio 2017 12:25

Ha costado, pero al fin se ha modificado el protocolo machista de entrega de premios en la Vuelta a España tras años de reclamaciones sobre la igualdad de género. La dirección de Unipublic -la empresa propietaria de la carrera- se une así a otras organizaciones que ya han cambiado la tradición tan arraigada en el ciclismo de obligar a las azafatas a dar dos besos a los competidores que alcanzan el podio.

A principios de este año la dirección del Tour Down Under de Australia ya decidió prescindir de las azafatas porque su presencia fomentaba una práctica machista y denigrante para las mujeres. Su iniciativa la apoyaron en el mismo país las competiciones de motos y automovilismo.

Y ahora llegaba el turno a España.


Los responsables de la Challenge de Mallorca, la Vuelta a la Comunidad Valenciana y la Volta a Catalunya también cambiaron a las afazatas por niños, jóvenes deportistas y asistentes vestidos de forma sencilla, sin obligar a nadie a vestir minifaldas y escotes ajustados.

En la Vuelta a España las azafatas estarán acompañadas de auxiliares masculinos, que colaborarán en la entrega de trofeos y ramos de flores.

"Somos sensibles al debate social y mediático que se ha generado en los últimos meses sobre la presencia de las azafatas en los podios. En Australia ya se ha suprimido la presencia de las chicas, lo mismo que otras carreras en España. Nosotros no podemos dar la espalda a estas inquietudes y por eso incorporaremos algunas novedades en la próxima Vuelta. Vamos a realizar unos ajustes. Lo que hagamos siempre será con elegancia", dice el director general dep Uniublic, Javier Guillén, en El Mundo.



Sin embargo, si por él fuera, la cosificación de la mujer seguiría en pie.

"Después de las iniciativas aparecidas en los últimos meses, nos hemos visto abocados a modificar algunos aspectos en la ceremonia del podio. Yo, a título personal, no cambiaría nada, porque con la presencia de las azafatas nunca hemos hecho algo extravagante. Siempre hemos sido muy respetuosos, pero entiendo que haya sensibilidades en este sentido. Los puestos de trabajo de las azafatas se van a mantener. La Vuelta es de todos", se delata Guillén.



Con estos cambios en el podio, la Vuelta se desmarca del Giro y del Tour de Francia, a pesar de que la empresa ASO, organizadora de la prueba francesa, controle el paquete mayoritario de las acciones de Unipublic.

"En Francia no existe ese debate sobre sexismo", aclara Guillén. Sin embargo, aunque estén acompañadas y no les obliguen a dar besos, tiene pinta que las afazatas seguirán siendo exhibidas como piezas de coleccionista, por lo que el tinte machista seguirá en la Vuelta a España.

Sobre esta polémica ya se han pronunciado varios ciclistas. El más contundente fue Mikel Landa, como ya contamos aquí.

"Las azafatas en los podios sobran, es como tratarlas como objetos, infravaloradas. Aquí es una costumbre arraigada y nadie se atreve a dar el paso, pero hay que admitir que poner ahí arriba a mujeres elegidas por ser guapas y tener buen cuerpo no es la mejor imagen que se pueda dar de ellas", denunció hace varios meses.



Habrá que ver si esta ruptura con las tradiciones machistas que se ha producido en el ciclismo español tiene continuidad en el motor, donde se siguen contratando a las paragüeras en las parrillas de salida.

Parece que lo de suprimir las azafatas en el Circuito de Jerez fue una excepción.



share