Sports

El secreto mejor guardado del fútbol europeo

Con un par de canciones que se te van a pegar como el chicle, se preparan para un reto mayúsculo

Vale. ¿Quién demonios es Liberato?

Si la pregunta es literal, la respuesta es simple: no se sabe. Mientras media Italia anda detrás de desvelar su identidad —se baraja que sea un colectivo compuesto por Calcutta, Izi, Priestess y DJ Shablo—, Liberato se ha convertido en la última sensación de la escena italiana.

Saviano ha dado su bendición y ya le llaman —sí— la Elena Ferrante del rap así un poco suavón. Dos canciones elegantes y narcóticas tienen la culpa. Las dos, en dialecto napolitano autotuneado a morir. Las dos con planos sorrentinescos y con una constante presencia de Nápoles y de su equipo de fútbol, una de las formaciones con más personalidad del planeta

Pero, ¿cuál es, de qué Napoli nos habla Liberato?. "Lo primero que hay que decir", nos cuenta Charly Repetto, periodista de la ciudad, "es que Liberato es un tifoso del equipo, y que no es un proyecto únicamente musical, sino que construye un imaginario, en parte fantasioso y en parte no. Liberato pesca en el imaginario ultra, el nostálgico de los años gloriosos de Maradona. Con el mural de Maradona o la tipografía ultra, Liberato se gana a la parte del público a quien no le interesa el fútbol".

Efectivamente, en Nove maggio, la niña protagonista aparece varias veces ante el mural que homenajea al Diego en Quartieri Spagnoli. También baila con el estadio de San Paolo de fondo.

¿Cliché iconográfico? "Sí, y diré algo impopular en la ciudad: el problema de la relación del Napoli con Maradona y el estadio donde él ha jugado es que llevamos treinta años en la fase constructiva del mito", mantiene Repetto. "Los mitos, para ser útiles a los grupos sociales, primero deben ser construidos por una generación y después discutidos críticamente por la siguiente. En Nápoles, la nueva generación no ha pensado críticamente la epopeya maradoniana. Obviamente no digo que el argentino deba ser relegado a un rol menor, sería una locura y me lapidarían, con razón, en Piazza Plebiscito".

Un campo de fútbol de tiza en Piazza Mercato no es la única referencia futbolera de Tu t'e scurdat' 'e me. El amor adolescente de verano de los protagonistas se resume en la imagen de la pareja fundida en un beso en el bar en el que los amigos ven un partido del Napoli. Un grito de gol alerta al amante, que mira furtivamente al televisor, sin dejar de besar.

En el Tumblr de Liberato ( liberato1926 en honor al año de fundación del club), además de Maradonas, porros y santos, hay un Son Goku napolitano. Solo alguien que haya vivido en otro planeta los últimos veinte años puede no sentirse identificado con el héroe de Dragon Ball Z. Otra muestra de inclusividad de Liberato.

¿Pero por qué un paisaje urbano tan fácilmente transportable a videoclips de trap no tiene el peso que sí tienen equipos como el Chelsea, el PSG o el Real Madrid? ¿Por qué el brutalismo de las Vele de Scampia —los bloques de viviendas mistificados por Gomorra que el alcalde Luigi de Magistris quiere derribar— es testigo de rodajes de clips de millones de views de SCH o PNL, en los que vemos el Qatar Foundation del Barcelona pero ninguna camiseta azzurra? Los intentos locales de momento se quedan en el homenaje que Giusè Campana le hace al capitán 'Marekiaro' Hamsik.

Quizá sea clave que en la maglia del Napoli no hay un Yokohama Tyres, un Samsung, un Fly Emirates, un Chevrolet, un Nike o un Adidas que hable de aspiracionalidad por boca de quien la lleva en la calle. Aquí lo que hay es Kappa y una tradición italianísima, la de los sponsors alimentarios. Las dos ligas del club fueron con Buitoni y con Mars. Hoy ni el agua Lete ni el café Kimbo ni la pasta Garofalo parecen muy trap.

"Aspiramos a un posicionamiento europeo parecido al Atlético de Madrid: un equipo sin los medios económicos y técnicos que sus hermanos más prestigiosos pero con dos finales y una semifinal de Champions en los últimos años. Y sobre todo con una épica construida sobre la idea de ser los underdog", subraya Repetto. "Para llegar a este nivel debemos tener definido nuestro rol en el fútbol globalizado, ya sea como outsiders de lujo o con los clubes con más swag de Europa".

"Lo importante no es aparecer en vídeos de trap, sino abrazar una narración reconocible y llevarla hasta el final", sugiere. "Esto, hablo de branding, no lo hemos conseguido aun. A nivel futbolístico, por lo que se ve en el campo, sí somos seguramente un equipo cool. También somos un equipo simpático. Y asumo la responsabilidad de usar incluso un término controvertido: hipster. Somos un equipo un poco hipster, con jugadores fascinantes y fantasiosos, pero que no se posiciona claramente en el mercado". Repetto vuelve a usar un ejemplo español. "Hay un parangón con el Sevilla de Sampaoli y Monchi. Ese también ha sido un equipo hipster, con esos trecuartistas fascinantes como Franco Vázquez, Nasri, Jovetic o Ganso. Y también ha sufrido para situarse en el mercado, aun en su año de Champions".

Nápoles quiere protagonismo. Y títulos. Y más cuando la Juventus aburre a media Italia con su tiranía económica y deportiva. La Vecchia Signora ha ganado los seis últimos scudetti, pero el Napoli ha hecho -en ese tiempo y con bajas de mercado top como Cavani, Lavezzi o Higuaín- dos bicampeonatos y acaba de cerrar una liga espectacular con solo 4 partidos perdidos de 38 y 94 goles a favor. Por momentos el Napoli ha jugado tan bien que incluso se podía invertir el cántico racista que reciben en muchos campos del norte y que desea la liquidación de los napolitanos mediante una erupción de su volcán -Vesubio, lávales con fuego- por un elegante 'Vesubio, lávales con juego'.

¿Será la próxima la temporada del sorpasso?

Argumentos, los hay. " La mezcla justa de experiencia de Reina, Hamsik, Albiol, Mertens o Callejón con la exuberancia de jóvenes que han resistido el impacto del fútbol de élite y que ahora deben confirmarse: Rog, Zielinski, Diawara o Milik", ilustra Repetto. También hay un proyecto táctico, el de Maurizio Sarri, definido desde hace tres años. Y otro ingrediente.

"El hecho de que la Juve haya ganado seis ligas consecutivas la ha metido de lleno en la idea de ganar la Champions", cree Repetto. "De hecho se están obsesionando con eso. La derrota con el Madrid en la final ha empeorado las cosas para ellos: el año que viene gastarán más energías en intentar ganarla, quitándoselas al campeonato, y dejándonos margen para poder asediarla".

"En la ciudad se respira este ambiente de optimismo con una temporada que será clave. Sabes, hemos sido siempre un pueblo muy cauto y nunca hemos comenzado una temporada con una autoconciencia tan fuerte de que el scudetto está absolutamente a nuestro alcance. Los jugadores creen, tanto que se habla de un pacto en el que Pepe Reina ha pedido a sus compañeros poner toda la carne en el asador para superar el año que viene a la Juve".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar