PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Marcar un gol a costa de perder salud mental

H

 

El alemán Timo Werner lleva dos semanas en terapia psicológica para superar el sentimiento de culpa por simular un penalty

Omar Naboulsi

15 Diciembre 2016 12:21

La picardía en el fútbol siempre ha sido un tema de debate entre los aficionados.

¿Estuvo bien la Mano de Dios de Maradona ante Inglaterra? ¿Debió reconocer al instante que marcó con la mano y decírselo al árbitro? El Pelusa lo tuvo claro: había que ganar un Mundial y las formas eran lo de menos. Sin embargo, hay jugadores que cuando engañan al árbitro les reconcome por dentro la culpa y acaban reconociendo la mentira.

Timo Werner conoce bien ese sentimiento de culpa. Desde hace dos semanas no puede quitárselo de encima por simular un penalti y ha decidido visitar el psicólogo para acabar con la ansiedad que le produjo el engaño.



Este delantero alemán de 20 años es la estrella del RasenBallsport Leipzig, el equipo que compró Red Bull y que está recibiendo elogios en el campo por su juego y un hate profundo por su modelo de fútbol-negocio a partes iguales. Hace un par de jornadas se enfrentaron al Schalke 04 con la intención de seguir líderes de la Bundesliga, con Werner como cuarto máximo goleador de la liga.

En el primer minuto de partido Werner recibió una bola en el área, dribló al portero y se dejó caer cuando notó que un defensa le agarró levemente. El árbitro pitó penalti y Werner marcó adelantando a su equipo en el marcador para acabar ganando el partido por 2-1.



A pesar de la victoria, Werner no era del todo feliz. Al acabar el partido atendió a la prensa, aclarando que no fue penalti y que de hecho se lo dijo al árbitro para que cambiara su decisión. No le hizo ni caso. El colegiado le reconoce que no debió señalarlo pero que no iba a cambiar su criterio.

A partir de ahí, Werner ha sido víctima de un escarnio público. Al igual que en el fútbol británico, en Alemania no toleran la mentira en el campo. Ha recibido cánticos en los estadios, bromas por internet e insultos en las redes sociales. Todo por simular y marcar un penalti que no quería lanzar.


Resultado de imagen de timo werner


La exposición pública de su picardía fue demasiado para Werner, afectando a su rendimiento deportivo. Tanto que la semana pasada jugó su peor partido del año, su equipo perdió por primera vez esta temporada y le cedió el liderato al Bayern de Múnich. No aguantó más y acabó solicitando apoyo psicológico.

Ahora está en manos del psicólogo del club, Sascha Lense, un ex jugador con más de 100 partidos jugados en la Bundesliga que sabe bien lo que es sufrir sentimientos encontrados en un terreno de juego.

Quizá Werner sea culpable por no chutar el penalti fuera, aunque avisara al árbitro que había simulado. Una acción que siempre va a traer cola, como lanzar el balón fuera cuando un rival está en el césped lesionado. Sufre en sus propias carnes los dilemas morales que hay detrás de eso que llaman "22 tíos corriendo detrás de una pelota".


Resultado de imagen de timo werner

share