Sports

Matar a una especie en extinción ¿es un desafortunado incidente?

El jugador Marc Crosas pescó una cría de tiburón en la playa junto a varios compañeros. ¿Es suficiente su disculpa?

La semana pasada en la playa canaria de las Teresitas el jugador del Tenerife Marc Crosas se cargó a una cría de angelote o tiburón-ángel, una especie en peligro de extinción.

Los angelotes usan la playa de Las Teresitas como criadero. Hablamos de un lugar en el que hay incluso carteles que avisan que es una especie en peligro de extinción.

Las críticas concretas procedieron de la primera teniente de alcalde de Tenerife, Zaida González, el concejal de medioambiente, Carlos Correa, y la asociación de Amigos de los Tiburones y Rayas de Canarias, que calificaron la controvertida pesca como "una atrocidad, un hecho vergonzoso y denunciable".

El ayuntamiento ya ha abierto expediente a los jugadores implicados.

El Tenerife, por su parte, se limitó a pedir disculpas por lo que ellos califican como un "desafortunado incidente".

Marc Crosas siguó la misma línea que su club, restándole importancia a la caz.

Casualmente tanto club como jugador definen la pesca del angelote como un desafortunado incidente. Es quizá una muestra más del grado de influencia que tienen los clubes en sus jugadores. Estos llegan a mimetizar expresiones institucionales incluso en un mensaje de disculpa personal.

Por lo visto en las imágenes, Crosas clava una pica de entrenamiento al animal entre las sonrisas de sus compañeros para después exhibirlo como si de un trofeo se tratase.

La escena, más que un desafortunado incidente parece más propia de un pique entre colegas para demostrar quien es el mejor cazador . Y, como suele pasar en estos casos, la presa es quien sale perdiendo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar