Sports

"Un cacique", "una marioneta", "un personaje tóxico": las aficiones contra el rey de La Liga

Así ven varios colectivos de aficionados al jefe de La Liga, Javier Tebas, que ha desestimado ofrecer su versión de los hechos en este reportaje sobre las críticas que las aficiones vierten sobre su gestión

El perfil que dibujan varios colectivos de aficionados al fútbol del hombre que dirige la fábrica de alegrías y decepciones de cada fin de semana oscila entre la figura de un déspota, la de un cacique decimonónico y la de un soldado ultraderechista.

Ninguno de los tres roles suena halagador, y ninguno de ellos debería tener mucho que ver con el mundo en 2017. Pero empecemos por desgranar las quejas concretas que diversos grupos de hinchas tienen sobre el mandato de Javier Tebas, presidente de La Liga recientemente involucrado en la polémica de Zozulya.

HORARIOS "INFAMES" Y ELITISMO

La primera es la de los horarios de los partidos. O como los define la Plataforma Blanquiazul 1906 del Deportivo de A Coruña: "Infames. Dificultan una mayor afluencia a Riazor. Más del 50% de nuestros partidos han sido entre semana o en horario matinal".

"De locos" es como describen los horarios de viernes por la noche, sábados a mediodía y lunes por la noche en el colectivo atlético Señales de Humo, una queja compartida con el grupo de aficionados realistas Bihotza eta Odola, que señalan la exigencia televisiva como única razón para esos horarios, para quien los derechos audiovisuales deberían repartirse de manera más igualitaria entre clubes, al estilo de la Premier League inglesa.

Imagen de Pegatinas y Gradas

"Nuestra queja fundamental —explican desde el colectivo sportinguista Tu Fe Nunca Decaiga— también tiene que ver con los horarios. No tiene sentido que cuando tú te abonas a tu equipo no tengas ni idea de qué días y a qué horas vas a ir al estadio. Nuestra afición acompaña al equipo allá donde juegue, imagínate lo que supone la organización de un viaje no sabiendo hasta tres semanas antes el día y la hora. Si lo comparas con espectáculos como el teatro o la ópera no tiene ningún sentido. Eso es todo esto, un sinsentido".

Un sinsentido, para más señas, caro. Porque la gentrificación del fútbol también está en el punto de mira del aficionado. "La gestión de Tebas —afirma el colectivo del Athletic Iñigo Cabacas Herri Harmaila— fomenta el elitismo dentro del fútbol. Los precios de las entradas son prohibitivos para amplias capas de la población. Esto convierte los estadios en espacios ajenos a la realidad social".

"UN LABORATORIO REPRESIVO". SOBRE LOS CONTROLES DE SEGURIDAD

El excesivo control de "seguridad" es otro punto caliente en cada estadio. Los aficionados de Bihotza eta Odola creen que es " desmesurado". También señalan que esta obsesión por la vigilancia es "por culpa de una minoría que usa el fútbol para pagar sus frustraciones personales".

Las Brigadas Amarillas del Cádiz van más allá y hablan de " persecución y medidas represivas contra los aficionados del fútbol" por el mero hecho de serlo. Desde Tu Fe Nunca Decaiga recuerdan: "La lucha contra la violencia en el fútbol, que es positiva como concepto, se ha llevado solamente al terreno del aficionado de a pie, huyendo de cualquier decisión contra actos de violencia verbal o gestual ya sea de futbolistas, técnicos y sobre todo de dirigentes".

Algunos aficionados, como ya hemos visto en Vallecas, sienten que su estadio está especialmente en el objetivo de la LFP.

El colectivo osasunista El Sadar Bizirik es tajante. " Nuestro estadio se ha convertido en un laboratorio represivo. Tebas ha mostrado animadversión al club, manifestando su intención de sancionarle a pesar de que los tribunales han exonerado a Osasuna", dicen en referencia al proceso por amaño de partidos contra el club navarro. Añaden: "Aquí se aplican criterior arbitrarios a la hora de prohibición de símbolos. Entendemos que son decisiones impulsadas por alguien con una inclinación política ultraderechista".

El colectivo eibarrés Eskozia La Brava siente que Tebas "va contra los que no están con sus ideas". Afirman: "Acabaremos todos en la cárcel".

En A Coruña inciden en las quejas de matiz político contra Tebas, especialmente tras la muerte del miembro de Riazor Blues Francisco Javier Romero, 'Jimmy', en noviembre de 2014 a manos de ultras del Atlético de Madrid y al lado del Vicente Calderón. La Plataforma Blanquiazul 1906 denuncia una "persecución a Riazor Blues desde este asesinato a manos de neonazis en Madrid, criminalizando a las víctimas y poniendo como ejemplo al grupo que alberga a los asesinos". Los aficionados aluden a las palabras de Tebas en las que hablaba de que la LFP está "consiguiendo estadios más amables, familiares, y un ejemplo es el del Atlético de Madrid con el Frente Atlético".

Otra queja tiene que ver con que Tebas justifique "las reiteradas propuestas de sanción de Antiviolencia por la presencia de pancartas con leyenda “Riazor Blues”, ya que considera a este grupo como violento, cuando es una agrupación completamente legal, inscrita en el registro de asociaciones del club". Por último, recuerdan que "ha despedido a Lendoiro de su puesto de embajador de la LFP por acudir al entierro de Jimmy".

Brigadas Amarillas describe a Tebas así: "Es el cacique de un cortijo llamado LFP. Él hace y deshace con la complicidad de los presidentes de los clubes". Bihotza eta Odola lo compara con "una marioneta a merced de Real Madrid y Barcelona".

"DE ESPALDAS A LOS AFICIONADOS"

"El modelo que busca —afirma Tu Fe Nunca Decaiga— es un duopolio de dos clubes con patente de corso mientras el resto malvive sin ningún posibilidad de competir por la Liga salvo una excepción cada muchas temporadas. En lo personal, su imagen es de lejanía con respecto al aficionado, y de una especie de caciquismo decimonónico, donde no es que no se escuchen propuestas, es que practicamente nadie puede opinar contrariamente a la LFP, so pena de ser censurados, cuando no directamente llevados a los Tribunales. Vive absolutamente de espaldas a los aficionados al fútbol, y a eso ha de sumarse un fútbol diseñado para ver por TV y no para ser visto en directo".

"Al contrario que en otros países —aseguran en Señales de Humo—, donde aceptan la interlocución de las aficiones, Tebas rehuye el diálogo. Los aficionados somos clientes pasivos, un mero atrezzo para que en televisión luzcan vistosos los estadios".  El Sadar Bizirik añade: "Se llega al absurdo en el que los futbolistas y todo el entorno se han convertido en una cartelera en movimiento pero que no se permiten ni en el campo ni en las gradas mensajes de solidaridad social".

"Es alguien que roba el fútbol a las hinchadas", lo definen desde A Coruña. "Un personaje tóxico, no solo para el fútbol sino para la sociedad".

PlayGround se ha puesto en contacto con la LFP, que ha desestimado aparecer en este reportaje.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar