PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Cuando un jurado te da la razón contra tu violador... y no sirve de nada

H

 

Ofertas económicas por no denunciar violaciones y culpables que continúan jugando en el equipo: la prestigiosa Universidad de Stanford sigue en la picota

Omar Naboulsi

02 Enero 2017 10:39

El equipo de fútbol americano de la Universidad de Stanford saltó al campo para jugar contra Carolina del Norte el pasado viernes, pero uno de sus estudiantes no debería haberlo hecho.

Este jugador, del que no se ha hecho público su nombre, supuestamente violó a una estudiante de Stanford el año pasado durante una fiesta universitaria.

En un principio, tres de los cinco miembros de la Junta Disciplinaria de la universidad acordaron que fue culpable. Sin embargo, la decisión de la junta no fue suficiente para tomar ninguna acción contra él. Ni siquiera le echaron del equipo de fútbol.



Al parecer, el reglamento interno de Stanford dice que para que alguien sea culpable tiene que haber un mínimo de cuatro votos, tal y como ha revelado el New York Times.

En este caso particular, el jugador de fútbol invitó a la estudiante de segundo año a su habitación después de una fiesta de la fraternidad. En la audiencia aseguró que practicaron sexo consensuado, pero ella dice que la violó.

Después de un proceso disciplinario algo irregular, donde parecía que se defendieran con más fuerza los intereses del jugador, los miembros de la junta concedieron al acusado una segunda audiencia disciplinaria que sólo trajo el mismo resultado: una división de tres a dos que no sirvió de nada.

La joven estudiante, de la que tampoco se sabe su nombre, se cansó de luchar para nada. Se dio cuenta de que el hombre que la violó nunca sería suspendido o expulsado, pero no por ello ha dejado de ir a la Stanford. "Me di cuenta de que entré en esta escuela y merecía recibir una educación. Él es un valioso jugador de fútbol, pero yo también me he ganado el derecho de estar aquí".



No es nada raro que en Stanford se produzcan casos de asaltos sexuales. En los últimos años los intentos de violación han aumentado a causa de la blanda política interna. El caso más sonado fue el de Brock Turner, más conocido como "el violador de Stanford", que ha sido declarado culpable de tres cargos de agresión sexual después de violar a una mujer inconsciente detrás de un contenedor de basura.

En septiembre, un informe de BuzzFeed News denunció que Stanford había ofrecido dinero al menos a dos mujeres a cambio de que retirasen denuncias de violación, unos acuerdos que estaban bajo investigación de la Oficina de Derechos Civiles.

Además, una de las dos mujeres aseguró que estos acuerdos no eran más que una tapadera para esconder la intimidación que sufrían por parte de los dirigentes de la facultad. A pesar de estos escándalos, Stanford sigue en sus trece: ha cambiado la junta de 5 a 3 miembros, y para declarar culpable a alguien debe ser por votación unánime.

share