Sports

Nadie quiere contratarle por sus ideas, pero Spike Lee es solo el último en apoyarle

Es un caso cada vez más escandaloso: ningún equipo se atreve a fichar a uno de los mejores quarterbacks de la NFL por sus posiciones políticas "radicales"

El miércoles 23 de agosto hay convocada una manifestación muy particular. Delante de la sede de la NFL en Nueva York con un motivo de protesta muy concreto: ningún equipo de la liga profesional de fútbol americano contrata a Colin Kaepernick.

El director de cine Spike Lee ha apoyado la marcha sin tapujos.

El quarterback es ahora agente libre tras abandonar los San Francisco 49ers el pasado mes de marzo. Cinco meses después, nadie parece querer contratar a uno de los mejores de la liga en su puesto, según las estadísticas.

¿Por qué?

Tenemos que remontarnos casi un año, cuando Kaepernick no se levantó como tradicionalmente suele hacerse cuando suena el himno estadounidense antes de un partido. De hecho no solo no se levantó, sino que hincó una rodilla en el suelo. "Hay cadáveres en la calle", dijo.

Se refería a los afroamericanos muertos en las calles, muchos de ellos por brutalidad policial por parte de agentes blancos, que dieron lugar al movimiento Black Lives Matter. Kaepernick, mestizo adoptado por blancos, es un firme defensor de las libertades civiles.

A partir de ahí, comenzó a criticársele el hecho de que apareciera en público, por ejemplo, con una gorra con la X (asociada al movimiento Black Panther y popularizada desde que Malcolm X sostuviera que cada afroamericano debe sustituir su apellido estadounidense por una X, ya que desconoce cuál es el suyo real, arrebatado a los esclavos traídos desde África) y una camiseta con imágenes del líder negro con Fidel Castro.

Algunos quemaron su camiseta de los 49ers, pero precisamente Kaepernick despertó mayoritariamente una corriente de simpatía popular que hizo que su uniforme con el 7 del equipo de San Francisco se convirtiera en el más vendido de toda la NFL.

Hubo más muestras de solidaridad: los jugadores de los 49ers le eligieron como mejor compañero. Cuando se desvinculó del equipo y Kaepernick llevaba tres semanas como agente libre, uno de los primeros que habló, maliciosamente, fue el propio Donald Trump, ya como presidente de la Casa Blanca.

"Los equipos no quieren que Trump les mande un tuit grosero si fichan a Kaepernick", escribió con sorna en la cuenta presidencial. Y añadió "Quizá Kaepernick deba encontrar un país que funcione mejor para él. Que lo intente".

Efectivamente, ya se vislumbraba el problema que cinco meses después es más que una mera hipótesis: el resto de equipos de la liga no mueven ficha por Kaepernick.

Y si la mueven, como los Baltimore Ravens, reculan tras vetar su directiva el fichaje de un jugador aprobado por el cuerpo técnico. "Sienta un mal precedente y es de cobardes" no realizar el fichaje, criticó el safety de los Eagles Malcolm Jenkins.

Algunos equipos, como New York Giants, reconocen que han recibido muchos mensajes pidiendo el fichaje de Kaepernick, de 29 años.

No es la primera vez que Spike Lee -cuyas películas han abordado siempre frontalmente la desigualdad racial en EEUU- brinda su apoyo a Kaepernick. Ya antes se preguntó cómo es posible que habiendo 32 equipos ninguno ofrezca un contrato al jugador. Lee dudaba que esto fuera por falta de talento del quarterback y describía a la NFL como la No Fun League.

Dicho en términos banales, el ex de los 49ers está en la mayor friendzone profesional que se conozca en el deporte profesional estadounidense.

Dicho en crudo, Colin Kaepernick parece víctima de una clamorosa represalia política.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar