Sports

Viudo con 36 años y tres hijos: Rio Ferdinand explica su drama

Rebecca murió con 34. Un mes después, uno de los mejores centrales ingleses de este siglo dejó el fútbol. "Al principio bebía mucho por las noches después de acostar a los niños. Hasta que un día me desperté y no era capaz de llevarles al colegio", ha reconocido.

Hace dos años, la vida de Rio Ferdinand cambió para siempre. Su mujer, Rebecca Ellison, moría a causa de un cáncer de mama tan solo diez semanas después de que se lo diagnosticaran.

El ex jugador del Manchester United se quedó viudo a los 36 años y con tres hijos pequeños a su cargo. Se vio superado por la situación y se retiró del fútbol un mes después de perder a su mujer, cuando jugaba en el Queen Park Rangers.

Los difíciles momentos por los que pasó al principio se verán mostrados en un documental sobre su vida titulado Rio Ferdinand: Ser padre y madre, que se estrena en la BBC la semana que viene.

"Nadie está preparado para sufrir una pérdida así. Antes de irse, ella me dijo que sería un papá y una mamá estupendo para los niños. Yo nunca pensé que pasaría" ha explicado en una entrevista a Radio Times.

Ferdinand reconoce que pasó de no hacer absolutamente nada a ser el único apoyo de sus hijos de un día para el otro. "En el fútbol no se levanta un dedo hasta que entras al campo para jugar. Todo me lo daban hecho. Tu equipación está ya en tu casillero. Y cuando te cambias, la tiras al suelo y la dejas. Luego viene alguien, la recoge y se la lleva. Lo mismo ocurre con las botas, llenas de barro. Cuando llegas a un aeropuerto, ni siquiera miras un cartel, sólo tienes que seguir los pies de otros", cuenta.

Esas labores del día a día no las había valorado hasta que Rebbeca murió. "Cuando nos íbamos de vacaciones, todo lo que tenía que hacer era preparar mi propia maleta porque Rebecca había hecho todo lo demás. Incluso me preguntaba cómo llamar al médico. Sólo había visto al médico del club. No tenía ni idea de cómo hacerlo", reconoce Ferdinand.

"Ahora entiendo la importancia que tenía como madre. Nosotros los hombres somos ignorantes. Muchas mujeres cuidan de la familia y del hogar, y creemos que eso no es un trabajo. Es un trabajo muy duro".

La ausencia de su mujer también le trajo problemas con el alcohol. Quería olvidar su pérdida con borracheras sin sentido. " Al principio bebía mucho por las noches después de acostar a los niños. Hasta que un día me desperté, y no era capaz de llevarles al colegio. Incluso tuve un accidente de coche. Y me di cuenta de que no podía seguir así. Sufrí ataques de pánico. Necesitaba ayuda", confiesa.

Por último, Ferdinand admite que al principio se sentía incapacitado para cuidar a sus hijos sin Rebecca. Pensaba que hiciera lo que hiciera nunca será suficiente para ellos, pero ahora ha cambiado su manera de pensar.

Sabe que nunca podrá reemplazar a Rebecca, pero la vida sigue y debe cuidar de sus hijos como ella lo hacía, aunque no estuviese acostumbrado.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar