PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

17.000 euros de multa por cantar tres palabras

H

 

Llega la primavera y la situación en Vallecas es insostenible

omar naboulsi

20 Marzo 2017 18:05

Foto vía twitter Rayo Clash

La situación del Rayo Vallecano empieza a ser insostenible. En Segunda División, con una franquicia estadounidense que naufraga y sobre todo una afición harta de la gestión de su presidente, Raúl Martín Presa.

Y ahora lo que parecer ser la gota que ha colmado el vaso. Diecisiete aficionados del estadio elegidos por la policía fueron identificados y multados con 1.000 euros cada uno durante el partido del Rayo contra el Reus, sin contar que les retiraron el abono de la temporada.

¿Por qué? Simplemente por entonar un cántico en contra de su presidente y una bufanda a juego: “Presa vete ya”.



Desde la Agrupación de Peñas del Rayo Vallecano (ADRV) y la afición en general, se lleva tiempo mostrando el descontento hacia la dirección del club. “Están destrozando la cantera, la sección femenina, el estadio está en ruinas, han despedido a empleados que llevaban 40 años trabajando en el club y aún no se ha celebrado la junta de accionistas. Cero transpariencia”, nos cuenta un responsable de ADRV.

Esta plataforma está ayudando a los aficionados que han recibido la multa y también nos cuentan que las diferentes peñas se unen para llevar a cabo las protestas pacíficas desde hace tiempo en todos los partidos. “Hace unos años el presi acudía a los partidos con escolta privado, cuando nunca ha habido ningún incidente. Ha llegado a tener hasta 7 guardas en el palco”, aseguran.

En el partido de la polémica, la policía reubicó a 200 personas, distanciándolas dos asientos del palco. “La policía nacional eligió a dedo a 17 personas, las identificó y las expulsaron del estadio. No se sabe por qué fueron esas 17 y no las 8.000 que estaban cantando ‘Presa vete ya’”, relata el representante de la plataforma.

De las 17 personas multadas por la Comisión Antiviolencia, había entre ellas una pareja con su hija y varios menores de edad que no pueden hacer frente al pago de la multa ni hicieron nada sancionable. Desde la plataforma se apunta que Rosario Laperal, coordinadora de seguridad de la policía nacional del estadio del Rayo Vallecano, tiene una fijación especial contra la afición del Rayo.



Fue quien decidió identificar a 17 personas por increpar y mostrar su disconformidad ante la dirección del Rayo Vallecano, acusándolas de violar la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, motivo por el cual entra la Comisión a poner sanciones. “Esta señora llamó al coordinador de seguridad del Cádiz la semana pasada diciendo que tenía que prohibir todas las pancartas del Rayo Vallecano. Hasta prohibieron una pancarta en recuerdo a un atentado terrorista en Vallecas hace 13 años”, dicen en referencia al 11-M.

En resumen, 17.000 euros de multa tras ser acusados bajo una ley que nunca incumplieron, ya que solo criticaban la gestión de la presidencia.

El club no se ha pronunciado sobre la polémica, mientras que los jugadores de la plantilla sí se han mojado con su afición. Mostraron una pancarta que decía “El rayismo unido jamás será vencido”, salieron del partido ante el Cádiz con camisetas de “Apoyamos al rayismo” y han donado material para sacar dinero y pagar los 17.000 euros de multa.



Ante esta injusticia, la plataforma ADRV ha iniciado una campaña de captación para financiar los 17.000 euros de sanción. “Esas multas son de toda una afición, no de 17 personas. Tenemos 17.000 razones para ayudar”, afirman.



“Los 17 multados no se han podido defender”, aseguran. "Desde la plataforma ADRV elaboramos un escrito ante el Consejo Superior de Deportes, la Liga y Javier Tebas con los testimonios de los 17 afectados mostrando lo ilógico de la sanción. El mismo día salió el acta de la Comisión Antiviolencia con las multas”.

En Vallecas no parecen dispuestos a dejar pasar ni una más.

share