Sports

¿Se quedará Qatar sin su Mundial por la Crisis del Golfo?

La FIFA guarda silencio, pero algunos países piden que se cambie la sede de 2022 por su presunto apoyo al terrorismo

En pocas ocasiones un error virtual tiene peores consecuencias que las que están sacudiendo a Oriente Medio. Un mensaje falso difundido por la agencia qatarí QNA en el que supuestamente tendía la mano a Irán e Israel -históricos enemigos del mundo árabe- ha causado la mayor Crisis del Golfo de los últimos años.

Aunque Qatar asegure que el mensaje fue culpa de un hackeo informático, la tensión política no ha hecho más que crecer.

Tanto que Bahréin, Egipto, Libia, Yemen, Islas Maldivas, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos han roto las relaciones diplomáticas con el gobierno de Doha al acusarlo de "poner en peligro la soberanía de los países y la adopción y financiación de grupos terroristas, entre los que se encuentran Al Qaeda y Daesh", según el gobierno saudí.

Estas acusaciones aparecen después de que se filtrase que Qatar pagó unos 1.000 millones de dólares a yihadistas iraquíes para rescatar a 26 cataríes, entre ellos miembros de la familia real, que fueron secuestrados hace un año y medio. Arabia Saudí y sus socios han dado 48 horas a los diplomáticos qataríes para abandonar los países, además de cerrar los espacios aéreos, terrestres y marítimos a los qataríes.

Ya se habla de que este bloqueo puede ser una estrategia saudí para hacer subir los precios del petróleo y el gas.

Mientras tanto, todos los qataríes visitantes o residentes- en Baréin, Yemen, EAU y Arabia tienen 14 días para volver a Qatar.

La situación puede ser dramática en el país, ya que el 40% de sus alimentos provienen de Arabia Saudí. Los ciudadanos se han movido rápido y han saqueado tiendas y supermercados para aprovisionarse por miedo a que se pueda interrumpir el suministro de víveres y agua potable.

Todo esto sucede a cinco años de que se dispute el Mundial’22, que recibe un golpe que se suma a la falta de seguridad de los trabajadores en la construcción de los estadios, las malas condiciones laborales y la falta de respeto a los derechos humanos.

La Federación Alemana de fútbol ya ha mostrado su rechazo a que se juegue el torneo en Qatar si todo sigue igual.

"Una cosa es absolutamente segura: la comunidad del fútbol debería estar de acuerdo en que no se pueden jugar grandes torneos en países que apoyen activamente el terrorismo", dice Reinhard Grindel, presidente de la federación alemana.

En cambio, la FIFA guarda silencio. Por ahora. "Estamos en contacto con el comité organizador y los distintos actores involucrados en el Mundial. No haremos de momento más comentarios al respecto", se cuenta desde el organismo.

El PSG, propiedad del emir qatarí Al-Khelaïfi, y el Barcelona, cuyo acuerdo de patrocinio con Qatar Airways finaliza este mes, han seguido la misma línea que la FIFA.

Nadie se atreve a mover ficha.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar