PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

De ganar 600.000 libras al año a hacer voto de pobreza

H

 

O cómo pasar de jugar con Beckham en el Manchester United a ser ordenado sacerdote

Omar Naboulsi

10 Julio 2017 13:40

La vida que tiene ahora Philip Mulryne no se la imaginaba ni él mismo hace unos pocos años.

Hasta finales de la década pasada, Mulryne era un respetado futbolista profesional. Creció en Belfast y fue descubierto por el Manchester United con 14 años, cuando jugaba en el equipo de fútbol de su parroquia, el St Oliver Plunkett. En Manchester coincidió con David Beckham y Ryan Giggs, antes de irse al Norwich City.

También jugó 27 partidos con la selección de Irlanda del Norte hasta su retiro de los terrenos de juego en 2008.



En los mejores años de su carrera ganaba más de 600.000 al año y salía con modelos.

El final de su trayectoria fue un desastre incontrolable: lesiones continuas, un escándalo por evasión de impuestos, expulsado de la selección por salidas nocturnas y rumores de alcoholismo para acabar retirándose a los 31 años.

Sin embargo, en 2009 su comportamiento cambió radicalmente, como si algo –o alguien- le hiciera reaccionar. Se amparó en la religión y empezó su formación para convertirse en sacerdote de la iglesia católica en el seminario diocesano Saint Malachy, en Belfast.



Para ello estudió filosofía en la universidad de Queens y teología en la Universidad Gregoriana. Además, en 2012 se unió a la orden de predicadores, conocida también como orden dominicana. Hace un año, al hacerse diácono -el paso previo a ordenarse como sacerdote- se declaró en bancarrota para poder asumir su voto de pobreza.



Tras un largo periodo de reconversión y autoanálisis espiritual, este fin de semana el arzobispo de Dublin, Joseph Augustine Di Noia, fue el líder de la ceremonia que convirtió a Mulryne en sacerdote católico.

Habrá que ver cuántos aficionados van a misa solo para escuchar al Padre Philip en acción.



share