Sports

A Peter Sagan le han echado del Tour, ¿merecidamente?

En las imágenes se le ve sacar el codo a pasear y Cavendish acaba con la clavícula rota

El Tour de Francia ha perdido a dos de sus grandes figuras en una misma etapa. Exactamente en los últimos metros de Vittel, antes de llegar a la línea de meta.

Peter Sagan, la gran figura clasicómana del ciclismo mundial y ganador de los últimos cinco años del maillot verde -el mejor en la clasificación por puntos-, ha sido expulsado de la competición por darle un codazo en un sprint a 70 km/h a Mark Cavendish, el ciclista en activo con más victorias en el Tour.

Los comisarios de la carrera saben que los sprints se convierten en batallas supersónicas sobre ruedas de un centímetro de grosor, pero no permiten todo.

Siendo justos, la acción de Sagan es injustificable, aunque antes de sacar el brazo se ve a Cavendish ya desestabilizado, de ahí que haya algunos aficionados que pongan su expulsión en duda.

Cavendish jugó mal sus cartas y a falta de 100 metro intentó adelantar por las vallas, el hueco que ningún rival deja abierto. Sagan, tampoco. El eslovaco cerró el carril pero Cavendish no frenó y acabó rebotando contra el cuerpo del campeón del mundo, que extendió el codo sin soltarlo del manillar para cerrar el paso del todo.

El británico se cayó al asfalto y tropezaron con el los sprinters Ben Swift y John Degenkolb. Cavendish acabó en el hospital, obligado a retirarse del Tour por una fractura en la clavícula derecha. Sagan terminó segundo, pero después de la carrera los comisarios le expulsaron del Tour por comportamiento voluntariamente violento y peligroso.

Él no piensa lo mismo. "No sabía que Cavendish venía por ahí", se excusó el eslovaco.

En cambio, Cavendish sabía desde el primer minuto que se había partido algún hueso por su culpa. "No soy médico, pero no soy muy optimista. Estaba siguiendo a Demare –ganador de la etapa- y entonces Sagan se puso a mi altura. Me llevo bien con él. Si se cruza es una cosa, pero un codo...", le reprochó al acabar la carrera, aunque agradeció que Sagan fuera inmediatamente al autobús de su equipo preocupado por su estado.

"Tengo una buena relación con Peter y quiero hablar de ello con él”, reconoce.

Sagan es el tercer ciclista expulsado por actitudes violentas durante un sprint en los últimos 20 años. En 1997 el belga Tom Steels lanzó un bidón contra la espalda del  francés Frédéric Moncassin en los últimos metros de la etapa de Marennes. Los comisarios no lo dudaron y le echaron, al igual que a Mark Renshaw en 2010, que se lió a cabezazos con Julian Dean en el sprint de Bourg-les-Valence y después cerrarle contra las vallas.

A diferencia de Sagan y Cavendish, estos ciclistas no se podían ni ver, aunque ninguno acabó con la clavícula rota.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar