Sports

Peor que volver con tu ex

Una desoladora sensación de déjà vu

Tengo unos cuantos amigos a los que les ha pasado: han vuelto a seguir el fútbol tras pasar un tiempo relativamente largo sin hacerlo. Unos lo han hecho tras meses, otros han estado años desconectados, pero a todos les ha gustado —mucho— el fútbol desde siempre.

¿Los motivos? No tanto un empacho seguido de una desintoxicación como una desoladora sensación de déjà vu. Un aburrimiento supino, eso. Para las generaciones que han vivido Copas de Europa que desde septiembre eran a ida y vuelta, o Eurocopas de ocho equipos, la cosa es aun peor. No pasan dos semanas del año sin un 'partidazo en la cumbre', pero por mucho que las cadenas se empeñen, nos hemos acostumbrado tanto a esos choques que hace mucho que un Barcelona-Manchester City o un Real Madrid-Bayern dejaron de ser un evento que paralizaba un país entero.

La antigua Copa de Europa era cruel con los ricos mediante una paradoja de sistema: era un embudo tan elitista como neutral. Solo el campeón de cada liga nacional jugaba la máxima competición. Los clubes poderosos tenían en sus ligas mucho más que perder que que ganar, para algunos acababa convirtiéndose en una herramienta para acometer un intento fallido tras otro de levantar la Copa de Europa. Que le pregunten si no a la Quinta del Buitre: Bayern, PSV y Milan no anularon, pero casi, la alegría blanca por dominar un lustro el fútbol español.

Pero eso, que muchos de los forzados desertores han vuelto. ¿Una nueva oportunidad? Por qué no, si me gustabas tanto y lo hemos pasado tan bien juntos. Tanto no habrás cambiado con respecto a cuando nos conocimos.

Y pasa lo que tenía que pasar. Uno de estos amigos me recordaba este fin de semana que las grandes ligas han ido a parar, sorpresa, a Chelsea, Juventus, Real Madrid, Bayern y Mónaco. Que la final de Champions la juegan dos de esos equipos dopados de turbocapitalismo, también. Su mirada de las cien yardas hacía el resto. Ya no podía obviar los defectos o incompatibilidades que un día le habían empujado lejos de allí. El desencuentro y el tedio se hacían presente y, lo que es peor, parecían sistémico en comparación con los intensos pero contados buenos ratos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar