Sports

"La Mano Santa" culpable de que Brasil no solo juegue al fútbol

Óscar Schmidt, el máximo anotador de la historia, fue el primero en derrotar a EEUU

Aunque sea brasileño, Oscar Schmidt demostró a media Italia que el Sur del país de la bota también existe. Durante sus temporadas en el desconocido Caserta rivalizó con la Italia rica representada por los equipos de Milán, Bolonia, Varese, Cantú o Pesaro.

Y en Brasil, donde el fútbol es una religión, logró desviar por momentos la atención del aficionado a otro deporte.

Es el culpable de que una generación del país sudamericano (o al menos una parte) optase por el baloncesto. Y aunque jamás jugó en la NBA, en el próximo All-Star jugará el partido de Celebrities para rendirle homenaje.

Posiblemente Schmidt ha sido el mejor tirador nacido fuera de Estados Unidos. Su dominio del tiro ya fuese en carrera, a pies parados o tras bote era incomparable. De hecho, por su muñeca privilegiada y su profunda religiosidad se le conoce como "La Mano Santa". “Tengo unos problemas físicos increíbles. Soy lento, no tengo movilidad lateral, pero tengo la suerte de tener tiro”, ha confesado en más de una ocasión.

Y sino que se lo pregunten al Real Madrid. En la final de la Recopa de Europa del 89 entre los blancos y el Caserta, Schmidt clavó 44 puntos con 6 triples incluidos, aunque el equipo español acabó ganando el partido gracias a los 62 puntos de Drazen Petrovic. Un duelo de leyendas.

La fe de Schmidt chocaba con el fuerte carácter que mostraba en la pista. Era muy supersticioso, tanto que entraba siempre al campo con el pie derecho, sólo cambiaba de zapatillas si perdía y se negaba a dar entrevistas antes de los partidos.

Tampoco soportaba que le molestasen después de los partidos, lo que le costó un arresto domiciliario tras hacer frente, botella rota en mano, a los hinchas del Scavolini que en una ocasión apedrearon el autobús de su equipo.

Se retiró en 2003 con 45 años y 49.703 puntos entre club y selección, jugando 29 temporadas como profesional: es el máximo anotador de la historia del baloncesto profesional. Además, también es el jugador que más puntos ha anotado en los JJOO ya que jugó cinco seguidos, de Moscú'80 a Atlanta'96, liderando a una selección brasileña falta de estrellas.

Aunque el equipo no acompañaba, Schmidt también triunfó con la canarinha ganando los Juegos Panamericanos de 1987 celebrados en Indianápolis, derrotando a la Estados Unidos de David Robinson por 120 a 115. Fue la primera vez que EEUU perdía un partido en casa.

No es casualidad que la NBA le quisiera fichar desde hace años. Los New Jersey Nets le seleccionaron en el 1984 en el mismo Draft que salieron jugadores como Michael Jordan, Charles Barkley, Hakeem Olajuwon o John Stockton. Pero Schmidt nunca llegó a jugar en la NBA.

¿Por qué, si era tan bueno?

Simplemente porque no quiso. En Italia ganaba más, era el jugador franquicia y en esa época la normativa FIBA impedía jugar a los profesionales con su selección. Y por ahí no pasaba. Aunque nunca jugó en la mejor liga del mundo, sí entró en su Salón de la Fama en 2013, poco después de superar un tumor cerebral que casi acaba con su vida.

En su Brasil natal jugó durante más de 15 temporadas, incluso estuvo un par de años en España anotando sin parar, pero fue en el ya mencionado Caserta donde se convirtió en mito y figura.

Gracias a Schmidt un pequeño club de un pueblo de no más de 80.000 habitantes del sur de Italia pasó de jugar en Segunda a pelear por conseguir títulos europeos. El Maradona del baloncesto transalpino estaba en Caserta... en un equipo con historia, ya que lo habían formado los soldados del general Patton destacados en la zona tras la Segunda Guerra Mundial con el nombre de Juvecaserta.

Antes de retirarse también cumplió otro de sus sueños al jugar tres partidos junto a su hijo Felipe, de dieciséis años, en el Flamengo. Un gran final para su carrera.Para aquellos que no lo hayan visto jugar o que guarden un vago recuerdo de Óscar, no hay lugar a dudas. En estos tiempos en que ha cambiado la percepción hacia el jugador nacido fuera de Estados Unidos y la NBA llena de jugadores de los cinco continentes, Óscar Schmidt Becerra estaría entre los grandes de la NBA dando cera. Seguro.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar