PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

8 pelotas de colores: el juego cognitivo de los deportistas de élite

H

 

De origen militar, el Neurotracker está cambiando ya métodos de entrenamiento

Omar Naboulsi

10 Enero 2017 11:53

Nada menos acertado que el comentario "te vas a quedar medio tonto por jugar a la consola". Ahora los deportistas de élite mejoran sus habilidades cognitivas viciándose a un videojuego tan simple como eficaz.

El NeuroTracker es un sistema de realidad virtual en el que aparecen 8 pelotas amarillas. Llega un momento en el que 4 de ellas se tornan rojas durante pocos segundos y empiezan a moverse como si alguien abriese una partida de billar. La gracia está en que al volver a ponerse de color amarillo se debe adivinar cuáles son las bolas cambiantes.



El esfuerzo mental consiste en el seguimiento y atención del movimiento de las pelotas. El juego fue ideado por el doctor en neurofisiología Jocelyn Faubert y la empresa CogniSens  lo sacó al mercado, llegando a acuerdos con más de 550 instalaciones deportivas para que implantasen el NeuroTracker.

Aunque empezó como un estudio de la Universidad de Montreal ha acabado siendo un método de entrenamiento para deportistas y soldados de las fuerzas especiales americanas con la intención de desarrollar habilidades de percepción que permitan analizar el entorno y actuar rápidamente.

"Te obliga a usar ciertas redes: redes basadas en la atención, redes de memoria, redes de procesamiento de movimiento. Toda esta demanda simultánea es lo que haces en la vida real", ha afirmado el propio Faubert sobre NeuroTracker en el NY Times.



Para los deportistas es un chollo, ya que pueden entrenar desde cualquier sitio con unas gafas de realidad virtual. También se puede jugar de una manera más bestia, en una "cueva" virtual en la que todo lo que rodea al que está dentro son las pelotas. Sin ir más lejos, el Manchester United invirtió 75.000 euros en instalar una de esas cuevas en su ciudad deportiva.

Además, en EEUU más de 7.000 futbolistas juveniles han entrenado con el NeuroTracker desde 2014. Los equipos de hockey, los luchadores profesionales y academias de todo tipo también lo usan. Tal es la expansión del videojuego que se utiliza con fines terapéuticos: se recomienda su uso a los niños con TDAH y es un buen ejercicio de rehabilitación para pacientes que han sufrido accidente cerebrovascular.



Como cualquier método alabado, el NeuroTracker tiene sus críticos. Mucha gente cree que solo es un placebo que no aumenta el rendimiento, sino que la propia sencillez del juego es lo que permite a los usuarios obtener resultados que no están acostumbrados a conseguir.

Algo así como ver una pintura minimalista vacía de forma que inspira una profunda reflexión introspectiva. Pero, ¿inspirará el NeuroTracker a Pogba para hacer nuevos slaloms? ¿Meditará Ibrahimovic nuevos remates después de salir de la cueva virtual? A lo mejor es uno de sus ases guardados debajo de la manga...


lo sacó al mercado la empresa CogniSens y

share