PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Trampa de luz: este estadio está matando cientos de pájaros

H

 

La cristalera del estadio de los Minnesota Vikings engaña alarmante y mortalmente a las aves

Omar Naboulsi

02 Marzo 2017 14:29

Enorme, luminoso y mortal para los pájaros. Así es el US Bank Stadium de Minneapolis, el estadio donde juegan los partidos de local los Minnesota Vikings de la NFL.



Aunque se inaugurase hace menos de un año, en junio del año pasado, ya tiene una lista de detractores más larga que las yardas del terreno de juego: un grupo de investigadores ha revelado que grandes franjas de la cristalera del estadio son indistinguibles del cielo, provocando que las aves mueran estampadas.

Los pájaros chocan contra el vidrio como si de una película de Hitchcock se tratase.

Durante todo el otoño los ornitólogos encontraron 60 aves muertas y 14 más aturdidas por el impacto con el cristal. Además, el informe indica que por lo menos morirán 1000 pájaros durante los próximos 3 años, un número que "subestima significativamente la mortalidad verdadera en el estadio, porque no incluye las aves retiradas por personal de mantenimiento, guardias de seguridad y carroñeros".



En 2014 la Audubon Society, una ONG dedicada a la conservación de la naturaleza, ya predijo que el cristal transparente resultaría una trampa mortal para las aves locales y las que recorren la ruta migratoria del Rio Mississippi.

Ante esta sangría animal, el gobierno animó a la administración local a introducir cambios para que las aves pudieran distinguir entre el estadio y el cielo, pero pasaron del tema.

La Autoridad de Instalaciones Deportivas de Minnesota, que posee el estadio, se negó a instalar otro vidrio con un patrón visible, una solución que ya funcionó con el Javits Center de Manhattan, donde se disminuyó en un 90% en las colisiones de aves.

A pesar de que no invirtieron en infraestructuras, tanto la autoridad deportiva local como los Minnesota Vigins pusieron 300.000 dólares sobre la mesa para diseñar, estudiar, observar, analizar y evaluar el impacto del estadio sobre la mortalidad de los pájaros.



"Sabíamos que el estadio sería muy confuso para las aves. Ven un reflejo del cielo en el cristal, que piensan que es el cielo. También ven reflejos de árboles y creen que pueden aterrizar en esos reflejos", ha dicho Jim Sharpsteen, un voluntario que ayudó a llevar a cabo el estudio.

A pesar de la polémica aviar que envuelve el estadio, será la sede de la Superbowl LII el año que viene. De alguna manera hay que amortizar los 1000 millones de dólares que costó su construcción, parece. Pero es un dinero que salió en su mayoría del bolsillo de los contribuyentes.





share