Sports

Un jugador acusa de mobbing a Bielsa en su etapa en Bilbao

Asegura que "El Loco" le marginó de manera ilegal y que solo actúa de cara a la galería

Getty

Marcelo Bielsa es un referente para muchos técnicos. Un arquitecto del fútbol moderno al que toda una generación sigue sus directrices; Sampaoli, Berizzo o Pochettino reconocen sin manías que “El Loco” es el espejo donde miran cada mañana.

Sin embargo, las excentricidades del entrenador argentino y su manera de llevar las plantillas llevan al límite a los futbolistas. Al menos es lo que parece denunciar ahora Koikili Lertxundi. Koi estuvo cinco años en la disciplina del Athletic de Bilbao, coincidiendo con Bielsa en su última temporada. Cuando el técnico llegó al club estaba ilusionado, al igual que todos sus compañeros, solo por tener la oportunidad de trabajar con alguien con tan buenas referencias.

El chasco fue sonado: en su primer día Bielsa le comunica que no cuenta con él y le aparta del equipo.

Otros compañeros reciben el mismo mensaje. “Nos da además el consejo de ‘lo mejor es que os piréis porque si no vais a pasarlo muy mal’. Mi duda entonces fue me voy o no me voy. Ahí sobre todo mi padre, una vez más, me aconsejó que me quedase. Sabía que no iba a jugar nada, como así fue, pero conseguí, a pesar de estar apartado, entrar en 17 o 18 convocatorias”, explica en Mundo Deportivo.

Lo que más le molestó fueron las formas de Bielsa, ya que según su testimonio le marginó de mala manera. “Me apartó de manera ilegal, algo que no sabía. O sea un ‘bullying’ en toda regla. Sufrir eso en el Athletic fue muy duro. Tenía un compromiso con el Athletic, me costó 26 años llegar ahí”.

Algunos aficionados siempre pensaron que no se fue del club para cobrar todo el contrato, pero Koikili asegura que el Athletic le ofreció rescindir el acuerdo y cobrar todo lo que tenía firmado, aunque a él “le dolía a nivel moral se permitiera eso”.

No pensaba que el presidente, Josu Urrutia, habiendo sido jugador, vizcaíno y capitán del equipo "claudicaría" así ante Bielsa.

A pesar de la situación, no se atrevió a denunciar al club. Tuvo suerte que cuando Bielsa apartó a Aitor Ocio y a Ustaritz, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) se hizo eco del mobbing.

Ellos se enteraron de que eso era ilegal y lo publicaron. Yo llevaba así dos meses, pero lo ignoraba. Salvo lesión grave o falta de disciplina grave no se podía apartar a nadie. Cuando salió lo de Pedro León –cuando Mourinho le apartó del Real Madrid- me dije ‘si esta es mi situación’ y llamé a la AFE. Allí me dijeron si denunciaba al club me darían todo,  pero yo les respondí ‘denúnciale tú al Athletic porque yo no puedo’”, cuenta Koikili.

Todo acabó con unas falsas disculpas de Bielsa de cara a la galería y con Koikili pasando los dos peores meses de su vida.

Él tiene la concepción de que los valores humanos son hacia afuera, hacia la afición, no tanto a los medios porque les tiene miedo; pero internamente la exigencia y el trato era muy duro, muy severo. Podrán pensar ‘claro, como tú no jugabas, dices esto’. No lo estoy diciendo por mí, lo estoy diciendo por el que jugaba y también estaba hasta los cojones”.

Parece que la vehemencia con la que Bielsa vive el fútbol acaba superando a los futbolistas, y lo que es peor, violando sus derechos laborales. Si fuera así, sería la parte más oscura de su método.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar