PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

Luis, el genio deprimido

H

 

A tres años de su muerte, echamos de menos a Luis y exploramos sus tragedias desconocidas: la ciclotimia y la depresión nerviosa

Ignacio Pato

01 Febrero 2017 20:21

No está al alcance de cualquiera que la misma gente que tartamudee de respeto ante tu presencia te llame por tu nombre de pila. A Luis le pasaba eso. Era Luis, y ya. Nunca necesitó gritar ni hacer aspavientos raros para que nadie dudase de su fe atlética.

Luis podía ser muchas cosas, pero no un perdedor. Su mantra —'ganar, ganar, ganar y volver a ganar'— no podía estar más lejos de la falaz etiqueta que desde fuera se le colgó al club madrileño, el Pupas. Llamarle "pupas" a un equipo con Gárate, Adelardo, Irureta y es de juzgado de guardia.

Tampoco era amigo del —perdónanos Luis por la deleznable expresión— small-talk. Si Luis hubiera trabajado en una oficina de esas en las que el horario te condena a pasar más tiempo que en tu propia casa, es difícil imaginárselo hablando con sus compañeros del calor, del frío, o de qué tupper ha traído hoy cada uno. A la faena, al lío, a lo práctico, estuvo obligado desde que Vicente Calderón le dijo que de la noche a la mañana pasaría de ser jugador a entrenador. O sea, a dar órdenes a sus compañeros. Así ganó una Liga —la del 77 de las greñas de Leal, Robi, Cano, Ayala y Panadero Díaz, que llegaba a los entrenamientos saludando con un '¡buenos días, hijos de puta!'— que los atléticos treintañeros crecimos pensando que sería la última.


Resultado de imagen de luis aragones  atleti


No fue la última, pero sí para Luis. Se fue del Atlético en el 81. Al Betis, donde duró una jornada. Se le cruzó una depresión nerviosa que no sería la última que interferiría en su trabajo en los banquillos. Volvió al Atleti y estuvo cinco años más, con un equipo guerrillero a base de barro, Arteche, banda sonora de Glutamato Ye-Yé y tragedias en Lyon el día de San Isidro, pero en el verano del 86 volvió a tener que renunciar por otra depresión que su médico, el doctor Ibáñez, calificaba de endógena. El ambiente no influía en los repentinos y profundos cambios de actitud, en la ciclotimia, de Luis. "No hay razones, las razones las llevo dentro y unas veces aparecen más fuertes que otras, me ha dicho el médico", le dijo el entonces extécnico a los periodistas.


Resultado de imagen de luis aragones joven


Y de allí al Barcelona, donde volvió a sufrir lo que aparecía en los medios como un "síndrome de agotamiento por estrés". El médico del club catalán reconocía que había visitado a Luis en su propia casa y que lo había encontrado "abatido". De nuevo, entre tranquilizantes facilitados por el propio club y la inquietud ante la persectiva de venirse abajo en cada rueda de prensa, aparecía el fantasma de la depresión nerviosa. Las malas lenguas hablaban de una nunca demostrada adicción al juego. Lo cierto es que Luis nunca tuvo buen márketing. Para la generación que despertó futbolísticamente a finales de siglo, parecía poco más que un cascarrabias malencarado, un sargento chusquero con ganas permanentes y gratuitas de coger a alguien por la solapa y que en sala de prensa explicaba cosas aparentemente peregrinas como en qué consiste "hacer una peineta".

Hoy se cumplen tres años sin Luis, que no necesita apellido. Como en el Calderón no necesitamos que después hiciera historia con una selección que por no tener no tenía ni padre ni madre pero sí perro que le ladre, papel representado por una prensa que nunca le perdonó a Luis que jubilase a Raúl.

Hoy tres años, y con un Atleti amenazado por un escudo que parece diseñado durante una resaca y un próximo estadio con nombre de juego de mesa barato, le echamos de menos. Si en vez de imponer Wanda Metropolitano a la directiva le hubiera dado por preguntar, a ningún atlético le haría falta pensarse mucho la opción ganadora, bastaría con escuchar lo que se canta en el Manzanares en el minuto 8, el número de Luis.


Resultado de imagen de luis aragones niño

share